Noticias de rumores y fichajes

Aquellos fichajes que se cerraron un 31 de agosto

Este no es el primer año, ni tampoco será el último, en que los clubes dejan fichajes por hacer para el último momento.

Este no es el primer año, ni tampoco será el último, en que los clubes dejan fichajes por hacer para el último momento.

Que llegue el día 31 de agosto y todavía queden fichajes por concretar no es ninguna novedad y sino sólo hay que recordar como, en años anteriores, gran parte de clubes dejaron sus platos fuertes para el último momento.

Como muestra sólo hay que echar la vista atrás hasta 1997. Aquel año el Barcelona se guardó la campanada para, concretamente, el último cuarto de hora en que estaba abierto el mercado de fichajes veraniego pagando los 4.000 millones de euros que figuraban en la cláusula de rescisión de Rivaldo, que por aquel entonces militaba en el Depor.

Nada pudo hacer Lendoiro para evitar la marcha del brasileño, cuya mejor época se forjó, precisamente, en el club azulgrana.

También merece una especial mención como en 2002 el Real Madrid, a cinco horas para que llegara la medianoche del día 31, desembolsó 37 millones de euros para hacerse con Ronaldo, cuyo fichaje fue un auténtico 'bombazo' debido, en gran parte, al pasado del brasileño en el Barcelona.

Los clubes españoles, no obstante, no son los únicos que dejan los deberes para última hora y sino sólo hay que recordar como en 2004 el Manchester esperó, también, hasta el último día de mercado para fichar a Rooney, que militaba en el Everton, o como, el Newcastle, en 2005, también aguardó hasta el último momento para fichar a Owen, que militaba en el Real Madrid.

El club madridista, por su parte, ese mismo año se llevó in extremis a Sergio Ramos y el Sevilla hizo lo propio con Dragutinovic. El año pasado, otra vez, el Madrid esperó hasta las últimas horas del día 31 para efectuar, con el Arsenal, el trueque Reyes-Baptista igual que lo hizo el West Ham fichando a Mascherano y Tévez.

El Arsenal, por su parte, no sólo dejó hasta última hora el intercambio con el Madrid sino que también esperó hasta los últimos compases del último día de mercado, para dar el sí quiero a la oferta del Chelsea por Ashley Cole (7 millones de euros más Gallas).

Con estos precedentes, no queda duda alguna que en estas horas aún podemos llevarnos más de una sorpresa.

Que llegue el día 31 de agosto y todavía queden fichajes por concretar no es ninguna novedad y sino sólo hay que recordar como, en años anteriores, gran parte de clubes dejaron sus platos fuertes para el último momento.

Como muestra sólo hay que echar la vista atrás hasta 1997. Aquel año el Barcelona se guardó la campanada para, concretamente, el último cuarto de hora en que estaba abierto el mercado de fichajes veraniego pagando los 4.000 millones de euros que figuraban en la cláusula de rescisión de Rivaldo, que por aquel entonces militaba en el Depor.

Nada pudo hacer Lendoiro para evitar la marcha del brasileño, cuya mejor época se forjó, precisamente, en el club azulgrana.

También merece una especial mención como en 2002 el Real Madrid, a cinco horas para que llegara la medianoche del día 31, desembolsó 37 millones de euros para hacerse con Ronaldo, cuyo fichaje fue un auténtico ‘bombazo’ debido, en gran parte, al pasado del brasileño en el Barcelona.

Los clubes españoles, no obstante, no son los únicos que dejan los deberes para última hora y sino sólo hay que recordar como en 2004 el Manchester esperó, también, hasta el último día de mercado para fichar a Rooney, que militaba en el Everton, o como, el Newcastle, en 2005, también aguardó hasta el último momento para fichar a Owen, que militaba en el Real Madrid.

El club madridista, por su parte, ese mismo año se llevó in extremis a Sergio Ramos y el Sevilla hizo lo propio con Dragutinovic. El año pasado, otra vez, el Madrid esperó hasta las últimas horas del día 31 para efectuar, con el Arsenal, el trueque Reyes-Baptista igual que lo hizo el West Ham fichando a Mascherano y Tévez.

El Arsenal, por su parte, no sólo dejó hasta última hora el intercambio con el Madrid sino que también esperó hasta los últimos compases del último día de mercado, para dar el sí quiero a la oferta del Chelsea por Ashley Cole (7 millones de euros más Gallas).

Con estos precedentes, no queda duda alguna que en estas horas aún podemos llevarnos más de una sorpresa.

Compartir

Comentarios