Noticias de rumores y fichajes

Cuando destacaron más los no-fichajes

Se acabó el mercado estival y lo hizo como empezó: hablando más de las bajas que de las altas. Parece que la crisis económica llegó al fútbol.

Se acabó el mercado estival y lo hizo como empezó: hablando más de las bajas que de las altas. Parece que la crisis económica llegó al fútbol.

El mercado de fichajes del 2008 no pasará a los anales de la historia del fútbol como uno de los más movidos ya que, aunque sí que ha habido movimientos en los clubes españoles, éstos han sido muy parcos, basados más en cesiones que en incorporaciones.

Los ojos del mercado se posaron, durante sus primeros días, en cuatro nombres: Cristiano Ronaldo, Ronaldinho, Deco y Eto'o. El primero de ellos, el gran objetivo de Ramón Calderón. Tema de conversación día sí, día también hasta que el propio jugador anunció que se quedaba en el Manchester United. El Real Madrid, que se encaprichó con el luso, no tuvo mucho tiempo para buscarle alternativas.

David Villa y Santi Cazorla se sumaron a la lista de objetivos, pero tanto el asturiano del Valencia como el del Villarreal dieron calabazas al club del Bernabéu, dejando en su lista de altas un único nombre: Rafael van der Vaart, la única incorporación, además de los repescados Rubén de la Red y Javi García, algo lejos de la petición de Schuster, quien quería un delantero, algo para lo que deberá esperar al mercado de invierno. Sin embargo, y sobre el otro culebrón del verano, pierde a Robinho, que se marcha al Manchester City por 40 millones de euros, un traspaso que no gustaba al técnico teutón.

Los otros tres nombres, tiene relación con las primeras intenciones de Guardiola: prescindir de ellos. Era el pistoletazo de salida en Can Barça. Nuevo técnico, nueva era, nuevos jugadores. Sin duda, y junto con el Atlético de Madrid, el Barcelona es de los que más ha gastado este verano, aunque ninguno de los recién llegados fuera un '9' para suplir a Eto'o, lo que sumado a las pocas ofertas recibidas por el camerunés, confirmó la continuidad del delantero mientras que Deco se marchaba al Chelsea y Ronaldinho hacía lo mismo con destino Milan. Sin embargo, ni Arshavin, que se queda en Rusia, ni Silva, que no se moverá de Mestalla, llegaron al Barça por lo que el club azulgrana se queda sin un fichaje de renombre (si a Alves no se le considera como tal) para la nueva etapa con Guardiola.

Quizá el gran beneficiado de los no-fichajes de los dos 'grandes' ha sido el Valencia, que su lista de altas no es muy amplia (Renan es el último contratado, los demás han llegado tras finalizar sus respectivas cesiones) pero a la que se pueden añadir dos refichaje: los citados David Villa y David Silva. La continuidad de ambos, añadida a la paz institucional que se respira en Mestalla son las mejores noticias del verano para el club ché.

Otro conjunto que, como suele ser habitual, se ha movido este verano ha sido el Atlético de Madrid. La llegada tanto de Ujfalusi como de Heitinga pretende reforzar la zaga defensiva que tantos problemas dió la pasada campaña. Además, la reconciliación de Maniche con Aguirre supone un nuevo fichaje más, mientras que la incorporación de Sinama Pongolle supone un plus de gol en el equipo y un perfecto suplente para una de las delanteras más temidas de la Liga: Forlán-Agüero, que este año también se paseará por Europa.

El Sevilla, por su parte, poco se ha movido. El lateral Fernando Navarro, Aldo Duscher o Romaric para 'olvidar' a los nuevos azulgranas Keita y Alves y al juventino Poulsen. El Villarreal, mientras, sigue reforzándose con esa mezcla de juventud y veteranía, ilusión y experiencia. Edmilson (Barcelona), Llorente (Valladolid), Ibagaza (Mallorca) o Altidore (NY Red Bull Stars) son algunos de los jugadores que reforzar a un Submarino Amarillo de Liga de Campeones.

El resto de equipos de Primera División (ahora Liga BBVA) han aprovechado al máximo las cesiones y el fin de las mismas para incorporar o recuperar jugadores, mientras que la crisis económica que parece afectar al país llegaba al mundo del fútbol. Además, el descenso del Zaragoza ha sido aprovechado, aunque fuera a última hora, por varios clubes para fichar a jugadores de un plantel de Primera que bajó a Segunda.

En definitiva, el mercado español de fichajes no ha destaca como otros años en los que parecía que sobraba el dinero y los clubes no cesaban en fichar y reforzar su plantilla, ya que este año han destacado más las bajas y los no-fichajes que las incorporaciones. Seguramente el hecho de que los 'grandes' no movieran grandes cantidades de dinero no ha provocado un efecto dominó que en otros veranos desencadenaba varios traspasos. Ahora, queda esperar a invierno y ver si los arreglos que realicen los equipos.

El mercado de fichajes del 2008 no pasará a los anales de la historia del fútbol como uno de los más movidos ya que, aunque sí que ha habido movimientos en los clubes españoles, éstos han sido muy parcos, basados más en cesiones que en incorporaciones.

Los ojos del mercado se posaron, durante sus primeros días, en cuatro nombres: Cristiano Ronaldo, Ronaldinho, Deco y Eto’o. El primero de ellos, el gran objetivo de Ramón Calderón. Tema de conversación día sí, día también hasta que el propio jugador anunció que se quedaba en el Manchester United. El Real Madrid, que se encaprichó con el luso, no tuvo mucho tiempo para buscarle alternativas.

David Villa y Santi Cazorla se sumaron a la lista de objetivos, pero tanto el asturiano del Valencia como el del Villarreal dieron calabazas al club del Bernabéu, dejando en su lista de altas un único nombre: Rafael van der Vaart, la única incorporación, además de los repescados Rubén de la Red y Javi García, algo lejos de la petición de Schuster, quien quería un delantero, algo para lo que deberá esperar al mercado de invierno. Sin embargo, y sobre el otro culebrón del verano, pierde a Robinho, que se marcha al Manchester City por 40 millones de euros, un traspaso que no gustaba al técnico teutón.

Los otros tres nombres, tiene relación con las primeras intenciones de Guardiola: prescindir de ellos. Era el pistoletazo de salida en Can Barça. Nuevo técnico, nueva era, nuevos jugadores. Sin duda, y junto con el Atlético de Madrid, el Barcelona es de los que más ha gastado este verano, aunque ninguno de los recién llegados fuera un ’9′ para suplir a Eto’o, lo que sumado a las pocas ofertas recibidas por el camerunés, confirmó la continuidad del delantero mientras que Deco se marchaba al Chelsea y Ronaldinho hacía lo mismo con destino Milan. Sin embargo, ni Arshavin, que se queda en Rusia, ni Silva, que no se moverá de Mestalla, llegaron al Barça por lo que el club azulgrana se queda sin un fichaje de renombre (si a Alves no se le considera como tal) para la nueva etapa con Guardiola.

Quizá el gran beneficiado de los no-fichajes de los dos ‘grandes’ ha sido el Valencia, que su lista de altas no es muy amplia (Renan es el último contratado, los demás han llegado tras finalizar sus respectivas cesiones) pero a la que se pueden añadir dos refichaje: los citados David Villa y David Silva. La continuidad de ambos, añadida a la paz institucional que se respira en Mestalla son las mejores noticias del verano para el club ché.

Otro conjunto que, como suele ser habitual, se ha movido este verano ha sido el Atlético de Madrid. La llegada tanto de Ujfalusi como de Heitinga pretende reforzar la zaga defensiva que tantos problemas dió la pasada campaña. Además, la reconciliación de Maniche con Aguirre supone un nuevo fichaje más, mientras que la incorporación de Sinama Pongolle supone un plus de gol en el equipo y un perfecto suplente para una de las delanteras más temidas de la Liga: Forlán-Agüero, que este año también se paseará por Europa.

El Sevilla, por su parte, poco se ha movido. El lateral Fernando Navarro, Aldo Duscher o Romaric para ‘olvidar’ a los nuevos azulgranas Keita y Alves y al juventino Poulsen. El Villarreal, mientras, sigue reforzándose con esa mezcla de juventud y veteranía, ilusión y experiencia. Edmilson (Barcelona), Llorente (Valladolid), Ibagaza (Mallorca) o Altidore (NY Red Bull Stars) son algunos de los jugadores que reforzar a un Submarino Amarillo de Liga de Campeones.

El resto de equipos de Primera División (ahora Liga BBVA) han aprovechado al máximo las cesiones y el fin de las mismas para incorporar o recuperar jugadores, mientras que la crisis económica que parece afectar al país llegaba al mundo del fútbol. Además, el descenso del Zaragoza ha sido aprovechado, aunque fuera a última hora, por varios clubes para fichar a jugadores de un plantel de Primera que bajó a Segunda.

En definitiva, el mercado español de fichajes no ha destaca como otros años en los que parecía que sobraba el dinero y los clubes no cesaban en fichar y reforzar su plantilla, ya que este año han destacado más las bajas y los no-fichajes que las incorporaciones. Seguramente el hecho de que los ‘grandes’ no movieran grandes cantidades de dinero no ha provocado un efecto dominó que en otros veranos desencadenaba varios traspasos. Ahora, queda esperar a invierno y ver si los arreglos que realicen los equipos.

Compartir

Comentarios