Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Carlos Diogo

El jugador uruguayo llegó al Real Madrid en pleno declive de su ‘Era Galáctica’, si bien el ex de River y actualmente en el Zaragoza no demostró el porqué de su contratación al Santiago Bernabéu.

Carlos Diogo en un partido con el Real Madrid (FOTO: Getty Images) Diogo no convenció en su breve paso por el Real Madrid (FOTO: Getty Images)

El uruguayo Carlos Diogo (Montevideo, 18 de julio de 1983) fue uno de los protagonistas del verano de 2005, cuando se anunció su fichaje por el Real Madrid procedente de River Plate. Fue una de las últimas contrataciones que Florentino Pérez realizaría en su primera etapa como presidente del Real Madrid, en el momento en el que la ‘Era Galáctica’ llegaba a su particular agujero negro. El defensa llegó al Santiago Bernabéu junto con su compatriota Pablo García en el mismo verano que lo hicieron Cicinho, Julio Baptista, Robinho y Sergio Ramos, de los cuales sólo el último sigue en plantilla.

El mismo Enzo Francescoli, considerado como uno de los mejores jugadores sudamericanos, llegó a asegurar, cuando se confirmó la contratación del futbolista, que Carlos Diogo es “llamativamente dotado en lo técnico y con una gran perspectiva de futuro”, mientras que desde el club madridista lo describían como “joven -le quedaban días por cumplir los 22 años-, atrevido, potente, con el sentido de la responsabilidad de los uruguayos, la pasión de los argentinos y destellos de magia de los brasileños. Una garantía de éxito que se lanza al universo de Europa de la mano del mejor guía posible, el Real Madrid“. Pero en doce meses la opinión en la grada del coliseo blanco sería bien diferente…

El fichaje de Diogo se enmarcaba en la política de Zidanes y Pavones que Florentino Pérez quiso aplicar entonces, consistente en la llegada de un jugador estrella junto con otros futbolistas de menor renombre y jugadores de la cantera que, a priori, deberían complementar la plantilla. Y el uruguayo llegaba con buen renombre, pues desde su llegada a River Plate se ganó el cariño de la afición argentina además de hacerse un hueco en la selección de su país después de haber pasado por las categorías inferiores de la misma.

Sin embargo, Diogo nunca llegó a convencer al cuerpo técnico, ni a Vanderlei Luxemburgo ni a Juan Ramón López Caro, el hombre que sustituyó al técnico brasileño en diciembre de 2005. El lateral disputó sólo 13 partidos de Liga con la elástica blanca, además de otros dos encuentros de Copa y cinco de Champions. Pero nunca demostró todo lo que se esperaba de él.

Al final, en verano de 2006 se convirtió en uno de los descartes del nuevo técnico blanco Fabio Capello, y el club madridista le encontró acomodo en el Zaragoza, donde jugó como cedido la primera campaña antes que la entidad maña ejerciera la opción de compra sobre él. Desde entonces no ha cambiado de equipo, si bien se pasó fuera de los terrenos de juego alrededor de año y medio, desde el mayo de 2008 hasta diciembre de 2009, por culpa de una lesión en su rodilla derecha.

Consulta aquí todos los ‘fichajes estrellados’ de Mercafutbol

Compartir

Comentarios