Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Claudemir Vitor

Este lateral derecho sólo disputó tres partidos en las filas de un Real Madrid que, sin duda, no puede felicitarse por aquella incorporación…

Claudemir Vitor durante un partido del Real Madrid Claudemir Vitor tuvo un paso fugaz por el Madrid

Puede que más de uno no recuerde el paso de Claudemir Vitor por el Real Madrid. Es normal. Su trayectoria puede resumirse en tres partidos jugados y en muy pocas ilusiones transmitidas. A diferencia de otros casos tratados en esta sección, su incorporación no se realizó en olor de multitudes, de hecho, el nombre de este jugador, ni tan sólo, figuraba en la agenda del por aquel entonces presidente blanco, Ramón Mendoza, cuando se abrió la subasta veraniega de 1993.

En aquella época, Mendoza soñaba con la incorporación de un lateral derecho llamado Cafú, que jugaba en las filas del Sao Paulo, pero la incorporación de éste se antojó imposible y de las negociaciones, el ex presidente blanco, sólo pudo arrancar un acuerdo verbal que consistía en dar cobijo a Claudemir Vitor en el Real Madrid como paso previo a la incorporación de Cafú, que debía producirse en el verano de 1994.

El Sao Paulo quería que Vitor se fogueara en Europa y, para lograrlo, utilizó a un Real Madrid que picó el anzuelo y, encima, nunca pudo ver al gran Cafú vestido de blanco. Mal negocio, sin duda, y más teniendo en cuenta el mediocre rendimiento ofrecido por Claudemir Vitor, a quién Mendoza llegó a calificar de “petardo” tras un encuentro frente al Oviedo.

Visto el éxito, poco después de su llegada, el jugador regresó a Brasil, donde finalizó su carrera deportiva con más pena que gloria. Cabe destacar que el jugador volvió a cruzarse con el Real Madrid en la final de la Copa Intercontinental de 1998, cuando militaba en las filas del Vasco de Gama.

Ese día, Raúl le rompió la cintura antes de anotar el 2-1 definitivo a favor de un Real Madrid que ganó aquella final y ahondó, aún más, en la herida de un defensa cuyo paso por la entidad blanca no pasó de mera anécdota…

Compartir

Comentarios