Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Eidur Gudjohnsen

El delantero islandés nunca llegó a ser ese recambio de Eto’o que buscaba el Barça. La temporada más destacada fue su última, primera de Guardiola, que le reposicionó como centrocampista en la famosa campaña del triplete.

Eidur Gudjohnsen, en su etapa como jugador del Barcelona Gudjohnsen nunca fue el delantero que esperaba el Barça (FOTO: Cordon Press)

En la madrugada del 13 al 14 de junio de 2006, el Barcelona llegó a un acuerdo con el Chelsea para incorporar a Eidur Gudjohnsen, el delantero centro que fue elegido por el club culé como recambio de Samuel Eto’o, que se quedó solo en la plantilla en lo que respecta a la posición de delantero centro tras la marcha de Henrik Larsson y tras el fichaje estrellado de Maxi López.

Avalado por una buena temporada en el primer año de José Mourinho en el Chelsea junto a Joe Cole, Claude Makelele, Damien Duff, John Terry, Frank Lampard, etc. en la que fue el segundo jugador más utilizado y marcó 16 goles, Gudjohnsen aterrizó en la Ciudad Condal a cambio de unos 12 millones de euros más tres variables. Frank Rijkaard empezó a ubicarle en la punta de ataque con el objetivo de que se convirtiese en el nuevo hombre gol del cuadro azulgrana, la gran alternativa al camerunés Eto’o. No obstante, el futbolista islandés nunca alcanzó el cartel de ‘nuevo Larsson’ que la afición culé esperaba.

En su primera campaña, solo pudo dar muestras de su olfato goleador en partidos de Champions y Copa del Rey, en las que anotó cuatro y tres dianas, respectivamente. En Liga, en cambio, solo vio puerta en cinco ocasiones durante los 25 partidos que jugó, mostrando un instinto asesino muy inferior al que se le había visto en alguna de sus anteriores etapas en las filas del Bolton o del Chelsea, donde promediaba unos registros de unos 15 tantos por temporada.

En su segundo año a las órdenes de Rijkaard, el protagonismo de Guddy bajó y, con ello, sus números también se redujeron. Anotó sólo tres goles en 36 partidos, nueve menos que el curso en el que debutó y, a final de temporada, todo parecía indicar que la mecha del de Reykjavik como azulgrana ya se había consumido.

Aún así, hubo un relevo en el banquillo del Camp Nou. Pep Guardiola iniciaba un nuevo proyecto en Can Barça en la temporada 2008-2009 y decidió contar con los servicios de The Ice Man. Guardiola reposicionó al islandés a la posición de centrocampista, donde recuperó protagonismo pese a no llegar nunca a ser un fijo en el once. En uno de los partidos que entró como revulsivo, firmó el 3-2 definitivo ante el Betis en una victoria fundamental para la consecución del título liguero.

Esa temporada, el elenco barcelonista conquistó el triplete y Gudjohnsen, que se convirtió en el primer futbolista islandés en levantar una Copa de Europa, salió por la puerta grande del Barça rumbo al Mónaco. Sin embargo, hay que separar lo individual de lo colectivo y, en lo primero, el Bacalao nunca llegó a cumplir las elevadas expectativas reflejadas en el elevado precio que costó su fichaje.

Compartir

Comentarios