Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Elvir Baljic

El ya retirado jugador bosnio, que durante las semanas previas al fichaje de Nicolas Anelka protagonizaba el fichaje más caro del Real Madrid, es el hombre de esta semana en la sección de Mercafutbol.

Elvir Baljic, durante un partido con el Real Madrid en la temporada 1999/00 (FOTO: Getty Images) Baljic, en un partido con el Real Madrid (FOTO: Getty Images)

Al llegar el verano de 1999 el entonces entrenador del Real Madrid John Benjamin Toshack pidió encarecidamente el fichaje de la estrella del fútbol bosnio Elvir Baljic, que entonces era jugador del Fenerbahçe turco. Lorenzo Sanz, presidente de la entidad del Santiago Bernabéu, no dudó en darle a Toshack lo que le pedía, lógicamente sin saber que estaba fichando a un jugador que no llegó a demostrar nada en el club de la Castellana.

Y es que si hay algo que jugó en contra suya, el delantero fue definido por Toshack y algunos analistas como el Rivaldo europeo, una comparación que después demostraría estar un poco alejada de la realidad. Cabe recordar que dicho año, en 1999, Rivaldo recibió el Balón de Oro y el FIFA World Player. El Real Madrid, ante tal comparación, no dudó en pagar casi 3.500 millones de pesetas (más de 21 millones de euros) por él. Era una cifra que, hasta la llegada de Nicolas Anelka pocas semanas después lo convirtió en el fichaje más caro de la historia del Real Madrid, casi nada. Una cifra que pudo haber sido mayor sino llega a ser por la capacidades negociadoras de Lorenzo Sanz, que entonces se vanagloriaba de haber logrado una reducción de su precio.

Y eso, precisamente (casi nada) es lo que demostró con la elástica blanca. Su principal valedor apenas duró en el cargo, ya que en noviembre fue destituido y sustituido por Vicente del Bosque. Sin embargo, las primeras impresiones fueron positivas, ya que poco después de su fichaje se disputaron partidos de selecciones, y Bosnia ganó 1-4 en Estonia con cuatro goles de Baljic.

Pero ya está. Ahí terminó todo. Con el Real Madrid nunca demostró nada, aunque a su favor cabe señalar que, a finales de año, sufrió una rotura de ligamentos que le dejó en el dique seco lo que quedaba de temporada. Sin embargo, antes de esta grave lesión, Baljic sólo disputó 11 partidos, saliendo siempre como suplente, y marcando un gol, contra el Espanyol. En el Santiago Bernabéu todavía esperan sus goles…

Una vez se recuperó, fue cedido al Fenerbahçe, y sus registros ese año no se parecieron a los que había marcado antes de su fichaje por el Real Madrid. Más lejos estaban los 42 goles en 87 partidos que disputó con el Bursaspor en tres temporadas. Así, y a pesar de haber ganado la liga con el club de Estambul, Baljic regresó al Real Madrid pero el entonces técnico merengue, Del Bosque, no quería saber nada del bosnio, por lo que fue cedido al Rayo Vallecano.

En el club madrileño, y a pesar de dejar atrás la competencia con Raúl, Morientes, Anelka o Savio, tampoco gozó de oportunidades porque Bolo y Bolic jugaban antes que él, el Rivaldo europeo. Baljic, en diez partidos en Vallecas sólo marcó un gol, por lo que en cuanto pudieron, los dirigentes del Rayo se deshicieron del futbolista, que regresó a Turquía.

Eso sí, pese a las circunstancias, Baljic siempre podrá decir que ganó una Liga de Campeones, la que el Real Madrid conquistó en París ante el Valencia en mayo del 2000. Sin embargo, sus actuales preocupaciones están lejos del fútbol, ya que desde que se retiró en el 2008 su pasión es la música, habiendo sacado un disco:

La canción ‘Bez obzira’, de Elvir Baljic

Consulta aquí todos los ‘fichajes estrellados’ de Mercafutbol

Compartir

Comentarios