Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: José Mari

Nuestro protagonista de esta semana tiene el privilegio de haberse estrellado en todos los clubes que ha jugado desde su fichaje por el Milan. Desde su traspaso al conjunto ‘rossonero’ el sevillano ya no fue lo mismo y con apenas 23 años ya parecía haber dado todo lo que podía dar. Villarreal, Betis,…han visto pasar José Mari por sus filas con más pena que gloria.

José Mari celebrando un gol como jugador del Milan El futbol de José Mari no cuajó en el Calcio (FOTO: Getty Images)

Andábamos por la temporada 1995-96 cuando con sólo 18 años un joven delantero, veloz y certero, debutaba con el Sevilla. Su nombre era José Mari y en seguida llamó la atención de los equipos importantes. Todo el mundo alababa la técnica del sevillano y le auguraba un futuro brillante y fue entonces cuando el Atlético de Madrid se decidió a hacerse con sus servicios con sólo 19 primaveras. En el Calderón, pese a tener la gran competencia que supuso el italiano Christian Vieri, poco a poco el joven delantero fue ganándose un hueco en el equipo colchonero y esto, unido a sus nueve goles en 37 partidos, le valieron para que José Antonio Camacho lo convocara con la selección española absoluta.

Este fue el pico de un jugador que prometía mucho pero que terminó estrellándose en su intento de triunfar en un equipo de los ‘grandes’ que aspirara a todo en todas las competiciones. El rendimiento de José Mari no pasaba desapercibido a nadie y su fama fue creciendo hasta tal punto que el Milan, en pleno apogeo económico del Calcio, desembolsó en el mercado de invierno de 1999-2000 3.200 millones de pesetas, batiendo todos los récords de traspasos por aquel entonces.

Sin embargo, el sevillano no respondió en San Siro a lo que se pagó por él. A pesar que en sus primeras temporadas dispuso de numerosas oportunidades e incluso apartó de la titularidad al veterano George Weah, sus registros goleadores bajaron y en la campaña 2001-02 el español no contó con apenas minutos en el conjunto rossonero por lo que el Milan decidió poner de regreso a José Mari al Calderón, en un cesión que incluyó también a Demetrio Albertini.

A partir de ahí su carrera siguió, con apenas 23 años, cayendo en picado. José Mari llegó entonces a un Atlético que acaba de regresar del ‘infierno’ de Segunda pero allí, con Luis Aragonés en el banquillo, tampoco encontró su sitio por lo que regresó en verano a Milán. Hasta julio de 2003, cuando el Villarreal se decidió, aún no se sabe muy bien porque (bueno sí, porque llegó gratis), por apostar por un delantero que ya no tenía gol y que había perdido aquella chispa que encandiló a todos en un principio.

La presencia del delantero en El Madrigal tampoco es que fuera para tirar cohetes aunque aguantó allí cuatro años -todo un récord en su currículum- y esto provocó en la temporada 2007-08 que traicionara a su club de siempre, el Sevilla, y fichara por el Betis. Con los verdiblancos sin embargo, tampoco tuvo ‘suerte’ y ahora se encuentra jugando en el Nàstic de Tarragona, equipo que ha sufrido hasta el último momento para asegurarse la permanencia en Segunda.

José Mari es pues uno de los más claros ejemplos de jóvenes promesas que no terminan de explotar nunca y se quedan en eso, sólo promesas.

¡Descubre nuestros otros fichajes estrellados!

Compartir

Comentarios