Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Luis Aragonés

El ‘Sabio de Hortaleza’ no triunfó como técnico del Fenerbahçe, equipo al que apenas dirigió durante una temporada.

Luis Aragonés no triunfó en Estambul (FOTO: Cordon Press) Luis Aragonés no triunfó en Estambul (FOTO: Cordon Press)

Luis Aragonés aterrizó en Estambul en 2008, poco después de coronarse, con la selección española, como campeón de la Eurocopa. El técnico madrileño logró, con La Roja, un hito que parecía impensable: el de cambiar la dinámica derrotista de la selección por una actitud y un estilo de juego ciertamente brillante.

Los pilares de la selección de Aragonés eran el juego de toque y asociativo y un pilar básico: Xavi Hernández. El juego de España no podía entenderse sin el futbolista de Terrassa igual que no puede comprenderse el estilo de juego actual de La Roja sin hacer referencia a la influencia y las bases sustentadas por Aragonés.

Con la excelsa carta de presentación que se ganó con España, el ‘Sabio de Hortaleza’ fue recibido en Estambul en olor de multitudes y con un salario que alcanzaba los tres millones de euros anuales. Su reto era el de convertir al Fenerbahçe en un equipo que jugara al fútbol con las mismas señas identitarias que lo hacía España pero sin especialistas en la materia como el mencionado Xavi, Andrés Iniesta, Carles Puyol o David Villa, por poner algunos ejemplos. La única pieza de La Roja que pudo reciclar en el Fenerbahçe fue Dani Güiza, uno de sus revulsivos en Austria y Suiza.

Para contratar al delantero andaluz, el club turco desembolsó15 millones de euros y Güiza se convirtió en el fichaje más caro de la historia futbolística de Turquía. El elevado coste del delantero frenó la llegada de otros jugadores también necesarios para Aragonés (de corte elegante y jugón) y El Sabio de Hortaleza se encontró con una plantilla confeccionada a imagen y semejanza de su antecesor (Zico) y con poca vocación por el fútbol de ‘toque’. Aragonés fue incapaz de instaurar su filosofía de juego en la mente de los futbolistas de su plantilla y la primera decepción llegó con la eliminación en la fase de grupos de la Champions League, tras haber sumado dos únicos puntos.

Posteriormente, las desilusiones se trasladaron, también, al campeonato doméstico, donde el Fenerbahçe se situó en la cuarta plaza, y poco a poco fueron intensificándose las críticas hacia los métodos empleados por Aragonés.

Algunos criticaban su obsesión por dejar a Güiza solo en punta (mientras en el banquillo aguardaba Semih Sentürk) y otros hacían referencia a su escasa mano izquierda para llevar al vestuario. Aragonés fue incapaz de ganarse el favor de sus futbolistas (como sí lo logró Zico) y hasta tuvo rifirrafes sonados con Alex, Kazim y Deniz Baris, entre otros. Con varios jugadores en contra, revertir la situación se tornó del todo imposible para un Aragonés que tuvo que abandonar Turquía un año después de su llegada. Atrás quedaron muchas desilusiones (causadas, también, por la oleada de bajas que asolaron a la plantilla) y un estrellado paso por Estambul.

Compartir
NO TE LO PIERDAS

Comentarios

Y TAMBIÉN...