Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Maxi López

El hoy jugador del Catania no dejó grandes recuerdos en su paso por nuestra Liga, más allá de un gol y una asistencia, si bien estos no evitaron la eliminación del Barcelona en la Liga de Campeones.

Maxi López, en un partido con el Barcelona, temporada 2005-06 Maxi López, en un partido con el Barcelona

Normalmente se dice que fichar en enero tiene dos justificaciones posibles: o que no se hizo un buen trabajo en la planificación de la plantilla en el mercado estival, por lo que el mercado invernal sirve para intentar arreglar los errores; o por problemas ajenos, es decir, una lesión de larga duración de algún jugador o la llegada de un nuevo entrenador que pretende hacer una pequeña revolución en el equipo con algún refuerzo nuevo. El caso de esta semana, Maximiliano Gastón López, conocido futbolísticamente como Maxi López (o la gallina o el alemán), entra dentro de este segundo grupo, aunque el resultado dejó más sombras que dudas.

El jugador argentino, de 26 años y actualmente en el Catania italiano, llegó a Barcelona en enero del 2005 tras la grave lesión que sufrió Henrik Larsson esa misma temporada. Entonces el delantero contaba con apenas 20 años y cayó encima suyo una doble presión: ser el ’9′ de un Barcelona hambriento de títulos (aunque delante suyo estaba Samuel Eto’o) y sustituir la alargada sombra de Larsson. No era tarea fácil, el argentino ni dio síntomas de lograrlo ni de acercarse.

De hecho, en Barcelona el Drogba blanco (sí, otro de sus apodos) sólo dejó un detalle para el recuerdo: un gol contra el entonces Chelsea de Jose Mourinho en los octavos de final de la Liga de Campeones. El argentino, nunca convocado por la albiceleste absoluta, marcó el gol del empate en el Camp Nou y luego sirvió una asistencia a Eto’o para lograr la victoria. Sin embargo, la victoria se quedó en nada ya que en la vuelta, con la inestimable ayuda de un Pierluigi Collina que no vio falta sobre Víctor Valdés en el postrero gol, el Chelsea logró el pase a cuartos.

Como decíamos, el partido de ida es lo único que dejó para la memoria de los aficionados culés en temporada y media que estuvo en el Barcelona, aunque su palmarés personal no sufrió lo mismo, ya que Maxi López formó parte de la plantilla que ganó dos Ligas consecutivas y una Liga de Campeones, además de una Supercopa de España.

Maxi López nunca convenció a la parroquia culé a pesar de llegar con vítola de crack mediático, con un coste de 6,2 millones de euros. Eso sí, la gallina fue uno de los jugadores que más se vió en la celebración de los títulos por mucho que en año y medio sólo jugó 18 partidos marcando 2 goles.

En verano del 2006 el Barcelona fichó a Eidur Gudjohnsen con la idea de utilizarlo como delantero centro, dejando claro a Maxi López que debía hacer las maletas. El club catalán le encontró sitio en el Mallorca, donde jugaría en calidad de cedido. Sin embargo, en la entidad bermellona sus números no fueron nada espectaculares para un ’9′: 30 partidos, 3 goles.

Lógicamente, el club balear no quería saber nada más de él un año después de presentarlo como la principal estrella de su proyecto. El punta no había aprovechado su oportunidad, y en el Barcelona se convirtió en un nombre más en la lista de descartados hasta que, a mediados de agosto, el Barcelona lo vendió por 2 millones de euros al FC Moscú. En Rusia ganó una liga, pero tampoco dejó grandes destellos, siendo traspasado en enero del 2009 al Gremio brasileño.

Un año después, en enero del 2010, fichó por el Catania, su actual club, donde encontró por fin su sitio siendo pieza clave para la salvación en la Serie A del club italiano. Entre sus goles destaca uno en la victoria por 3-1 al Inter de Milán de Jose Mourinho, como también el doblete que logró en el derbi siciliano ante el Palermo. Parece que, al fin, la gallina encontró el lugar donde demostrar el fútbol que ni en Barcelona ni en Mallorca llegaron a vislumbrar.

Consulta aquí todos los ‘fichajes estrellados’ de Mercafutbol

Compartir

Comentarios