Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Oleg Salenko

Llegó a Valencia como Bota de Oro del Mundial de 1994. Generó muchas esperanzas en la afición de Mestalla, pero en apenas una temporada su incorporación se convirtió en todo un fichaje estrellado.

Salenko, el día que hizo cinco goles a Camerún Salenko, el día que hizo cinco goles a Camerún (FOTO: Cordon Press)

Los aficionados más jóvenes del equipo valencianista seguramente desconocerán su paso por el equipo ché, pero Oleg Salenko (25 de octubre de 1969 en Leningrado, URSS) jugó un año con el Valencia, aunque su rendimiento fue testimonial. Por ello, el Bota de Oro del Mundial de 1994 merece estar entre nuestros fichajes estrellados.

Y es que Salenko llegó al conjunto de Mestalla con la vitola propia de un goleador mundial. Pero nada más lejos de la realidad. El jugador ruso venía de ser ‘Pichichi’ con la selección de Rusia en el Mundial de Estados Unidos junto a Hristov Stoichkov. Sin embargo, al llegar al Valencia no rindió como se esperaba.

El club valencianista, tras ver el gran papel del delantero en el Mundial, decidió apostar por el jugador y lo fichó esa misma temporada procedente del Logroñes por 300 millones de pesetas, en una operación que incluía también al centrocampista Antonio Poyatos. Salenko había jugado dos temporadas en el Logroñés, anotando 16 goles en 31 partidos en la última de estas. Unas cifras que junto con los goles mundialistas convencieron a los directivos del Valencia para efectuar el traspaso.

Una vez en el Valencia, muy poco que decir sobre el ariete ruso. Las expectativas generadas se diluyeron rápidamente. La afición ché esperaba que sucediera algo mínimamente similar a lo aportado por Mario Kempes, que junto Salenko han sido los únicos ‘Pichichis’ mundialistas que han jugado en el Valencia. La idea era algo así como que fuese un delantero de época en la ribera del Turia pero no pudo ser. Salenko ofreció un pobre rendimiento, como si no fuese capaz de aguantar la presión que recaía sobre él. Siete goles sumó en 25 partidos. Esa temporada sería la primera y última en Mestalla.

Su paso fue tan fugaz que pocos recuerdan que un día Salenko jugó en Valencia. De la Liga española fue a Escocia, a probar suerte con el Glasgow Rangers. La historia se volvió a repetir en el Reino Unido. Una sola temporada y Salenko tuvo que volver a emigrar, eligiendo Turquía. Durante tres temporadas vistió la camiseta del Istanbulspor, un conjunto de su segunda línea. En esos tres años sus registros empeoraron aún más. Once goles y 18 partidos en tres temporadas.

Cuando parecía ya que era el momento de colgar las botas, el Córdoba, que militaba en Segunda División, lo llamó en la temporada 1999/2000. Solo jugó tres partidos con los andaluces. Al año siguiente se retiraría definitivamente tras un efímero paso por el Pogon Szczecin de la liga polaca, donde participó en un único partido.

Repasando la trayectoria de Salenko y su frustrado fichaje por el Valencia, resulta claro que pocas veces un jugador sacó tanto rendimiento a un solo partido. Y es que el delantero será únicamente recordado por lo que hizo un 28 de junio de 1994 en Palo Alto, California.

Era la primera fase de la cita mundialista y Rusia se enfrentaba a Camerún. En aquel choque Salenko convirtió cinco goles, algo que todavía no ha hecho nadie en un encuentro mundialista. Esos goles, junto con otro más marcado a Suecia, le valió la Bota de Oro compartida con Stoichkov.

En Valencia pensaron que su fichaje sería también algo histórico. Y casi sin darse cuenta vieron como se convirtió en un fichaje estrellado.

¡Consulta todos los fichajes estrellados analizados en Mercafutbol!

Compartir

Comentarios