Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Shunsuke Nakamura

El Espanyol ‘vendió’ su fichaje como un ejemplo de negocio pero,poco después del aterrizaje del japonés, se evidenció que ni losingresos soñados ni la calidad del mediapunta harían acto de presenciaen Cornellà-El Prat…

Nakamura en el banquillo del Espanyol Nakamura se hartó a calentar banquillo en el Espanyol (FOTO: Getty Images)

La inauguración del nuevo estadio, Cornellà-El Prat, merecía sercelebrada con la contratación de un crack de relumbrón, capaz demarcar las diferencias e ilusionar a una grada cansada y acostumbradaa tener el corazón en un hilo hasta los compases finales de demasiadastemporadas. Dadas las deficitarias arcas del Espanyol, el presidenteblanquiazul, Daniel Sánchez Llibre, iniciaba la búsqueda de un jugadorbueno, bonito y barato y creyó encontrar la ganga en ShunsukeNakamura, un mediapunta japonés que militaba en las filas del Celticde Glasgow.

Nakamura se ‘vendió’ de cara a la galería como el fichaje perfecto,puesto que, aterrizaba en el Espanyol con la carta de libertad bajo elbrazo, tenía calidad y un tirón mediático que abriría el mercadopublicitario asiático permitiendo, así, sanear las cuentasblanquiazules. Sobre el papel, por tanto, Nakamura era un granhallazgo aunque, poco después, todo el castillo de naipes se acabaríadesmoronando...

Tuvo Nakamura grandes problemas de adaptación tanto dentro delvestuario como sobre el césped y pronto se ganó las críticas de unaafición que se sintió engañada con la llegada de un jugador que fueperdiendo fuelle a cada jornada.

Empezó la temporada de titularpero, visto su rendimiento, el técnico blanquiazul, MauricioPochettino, empezó a restarle minutos, a dejarle fuera de lasconvocatorias y a evidenciar que el fichaje del japonés había sido unauténtico fracaso.

La sensación se acrecentó tras las investigaciones realizadas porla prensa y los artículos que aseguraban que el fichaje de Nakamura nohabía sido, ni de lejos, a coste cero. El diario Sport, sinir más lejos, desgranó todos los entresijos de la ‘Operación Nakamura’y la cifró en 4,6 millones de euros: 1 ‘kilo’ para el jugador, otromillón para el intermediario en el fichaje, Alessandro Canovi, 700.000euros para la empresa que explota sus derechos en Japón y 2,1 millonesde euros de ficha para el japonés (1 para su primera temporada en elEspanyol y 1,1 por la segunda).

Es decir que la incorporación de Nakamura había sido de todo menosbarata y, para colmo de penas, su coste no era rentabilizado a base deactuaciones sobre el césped. Dada la situación y la necesidad deljugador por encontrar un equipo en el que gozar de los minutos que lellevaran al próximo Mundial de Sudáfrica, se negoció el traspaso deljugador con el Yokohama Marinos, el único club que dio un paso alfrente para hacerse con los servicios de un jugador que acabóabandonando el Espanyol el pasado mes de febrero, a cambio de pocomenos de un millón de euros…

¡Consulta aquí todos los fichajes estrellados realizados en Mercafutbol!

Compartir

Comentarios