Noticias de rumores y fichajes

El Zaragoza negocia altas a toda máquina

El conjunto maño necesita refuerzos con carácter de urgencia y está en tratativas con jugadores como Fernando Meira, Raúl Bobadilla o Antonio Floro Flores.

Fernando Meira en el Zenit de San Petersburgo Fernando Meira, uno de los objetivos maños (FOTO: Getty Images)

El Zaragoza se encuentra sumido en un pozo que le lleva irreversiblemente a Segunda. La confección de la plantilla fue mala de inicio y ya gastada la bala del entrenador (Javier Aguirre sustituyó a José Aurelio Gay) lo único que le queda a la directiva es fichar en enero. Y el presidente, Agapito Iglesias, anda llamando a todas las puertas en busca de jugadores buenos, bonitos y baratos. En realidad, fundamentalmente cesiones con opción de compra.

La prioridad es un ’9′, pues Marco Pérez no ha dado resultado y podría volver más pronto que tarde a Sudamérica. Una vez descartado Franco Jara, del Benfica, el que más suena en La Romareda según el diario AS es el argentino Raúl Bobadilla, del Borussia Monchengladbach. Aunque el gran anhelo, por otro lado, es Antonio Floro Flores, tal y como informa el Corriere dello Sport, quien no juega en el Udinese y es seguido también por el West Ham.

Otro que parece que tiene opciones serias de recalar en el plantel zaragocista es el portugués Fernando Meira, quien tanto puede jugar en el puesto de central como en el de pivote defensivo. A sus 32 años, Meira ya se ha cansado de su experiencia en el Zenit de San Petersburgo y quiere aprovechar que solo le queda un año de contrato apara forzar al club ruso a facilitarle su salida rumbo a España o a otro país.

La última línea a retocar, la defensa, parece la más encarrilada de todas. La cesión del paraguayo Paulo Da Silva, del Sunderland, está cerrada a falta de confirmación oficial, la cual que debería producirse en los próximos días. Paralelamente, en la capital aragonesa no pierden la esperanza de que Gaby Milito, que ya le ha dicho a Pep Guardiola que quiere dejar el Barcelona, regrese a la que fuera su casa durante cuatro años.

Compartir

Comentarios