Noticias de rumores y fichajes

¿Hasta cuándo seguirá Ronaldinho en el Barcelona?

El azulgrana no está demasiado contento con la situación que, a día de hoy, vive en un Barcelona en el que ha pasado de intocable a eterno sustituido.

El azulgrana no está demasiado contento con la situación que, a día de hoy, vive en un Barcelona en el que ha pasado de intocable a eterno sustituido.

El futuro de Ronaldinho en el Barcelona no está, a día de hoy, demasiado claro. Si bien en verano, el club azulgrana aguantó, una y otra vez, las embestidas del Milán (obsesionado por hacerse con los servicios de Ronie) ahora, da la sensación de que con la saturación de fantásticos que vive el cuadro catalán, venderle no estaría tan descartado en los planes de la directiva azulgrana como lo estaba hace apenas unos meses.

Como muestra sólo hay que ver como desde que empezó la temporada Ronaldinho ha dejado de ser una pieza clave en el engranaje azulgrana. Ahora, los partidos los resuelven Messi o Iniesta pero a Ronnie no parece que se le eche en falta cuando abandona el terreno de juego.

Es por ello que a Rijkaard no le han temblado las piernas a la hora de cambiar al brasileño en los últimos tres partidos disputados por el cuadro catalán. La última sustitución se produjo ayer, en el encuentro que disputó el Barcelona contra el Lyon. Fue precisamente en el partido ante los franceses en el que se pudo ver que incluso la afición empieza a cargar contra Ronnie y si no sólo hubo que observar como la grada se dividía entre pitos y aplausos cada vez que el jugador tocaba el balón.

Al parecer el jugador ya no tiene el apoyo incondicional de la parroquia azulgrana un poco harta del discurso de que el exceso de partidos le pasan factura o que dentro de poco se volverá a ver al mejor Ronnie, es decir, a aquel que deleteiba con filigranas y buen juego antes del Mundial de Alemania, momento en que se quedó sin ideas.

Sea como fuere el caso es que la pérdida de confianza por parte del entrenador y de un sector de la afición puede provocar la marcha del jugador, probablemente, al Milán.

El año pasado cuando Berlusconi intentaba, una y otra vez, hacerse con sus servicios, ya se especuló con la posibilidad de que el club rossonero hubiera alcanzado un acuerdo con el azulgrana para hacerse con los servicios del brasileño de cara a la temporada 2008-09. Si bien cuando empezaron los rumores era difícil de creer, ahora, viendo el rumbo que ha tomado la situación no parece tan descabellado ver a Ronaldinho vistiendo de rossonero ¿no?

El futuro de Ronaldinho en el Barcelona no está, a día de hoy, demasiado claro. Si bien en verano, el club azulgrana aguantó, una y otra vez, las embestidas del Milán (obsesionado por hacerse con los servicios de Ronie) ahora, da la sensación de que con la saturación de fantásticos que vive el cuadro catalán, venderle no estaría tan descartado en los planes de la directiva azulgrana como lo estaba hace apenas unos meses.

Como muestra sólo hay que ver como desde que empezó la temporada Ronaldinho ha dejado de ser una pieza clave en el engranaje azulgrana. Ahora, los partidos los resuelven Messi o Iniesta pero a Ronnie no parece que se le eche en falta cuando abandona el terreno de juego.

Es por ello que a Rijkaard no le han temblado las piernas a la hora de cambiar al brasileño en los últimos tres partidos disputados por el cuadro catalán. La última sustitución se produjo ayer, en el encuentro que disputó el Barcelona contra el Lyon. Fue precisamente en el partido ante los franceses en el que se pudo ver que incluso la afición empieza a cargar contra Ronnie y si no sólo hubo que observar como la grada se dividía entre pitos y aplausos cada vez que el jugador tocaba el balón.

Al parecer el jugador ya no tiene el apoyo incondicional de la parroquia azulgrana un poco harta del discurso de que el exceso de partidos le pasan factura o que dentro de poco se volverá a ver al mejor Ronnie, es decir, a aquel que deleteiba con filigranas y buen juego antes del Mundial de Alemania, momento en que se quedó sin ideas.

Sea como fuere el caso es que la pérdida de confianza por parte del entrenador y de un sector de la afición puede provocar la marcha del jugador, probablemente, al Milán.

El año pasado cuando Berlusconi intentaba, una y otra vez, hacerse con sus servicios, ya se especuló con la posibilidad de que el club rossonero hubiera alcanzado un acuerdo con el azulgrana para hacerse con los servicios del brasileño de cara a la temporada 2008-09. Si bien cuando empezaron los rumores era difícil de creer, ahora, viendo el rumbo que ha tomado la situación no parece tan descabellado ver a Ronaldinho vistiendo de rossonero ¿no?

Compartir

Comentarios