Noticias de rumores y fichajes

Informe Mercafutbol: Encontrar el ‘nuevo Zidane’ cuesta 160 millones

El alemán Mesut Özil parece haber acabado con el calvario de una mediapunta madridista que ha destacado por su volatilidad durante la segunda mitad de la primera década del nuevo milenio, la etapa ‘post-Zidane’.

Mesut Özil jugando con el Real Madrid Mesut Özil jugando con el Real Madrid (FOTO: Cordon Press)

Más de 160 millones de euros invertidos a lo largo de casi cinco temporadas ha sido el precio que ha tenido que pagar el Real Madrid para llevar a cabo la difícil tarea de suplir a uno de los jugadores más importantes de la historia del fútbol, Zinedine Zidane. Desde la temporada 2005-2006, cuando la vida de Zizou como futbolista profesional ya estaba a punto de consumirse, el Madrid de la primera etapa de Florentino Pérez ya se puso manos a la obra para encontrar a otro mediapunta que pudiera eclipsar la enorme luz que iba a suponer la ausencia del galo en la plantilla merengue.

Desde entonces y hasta el fichaje de Mesut Özil en 2010, con la segunda etapa de Florentino ya instaurada, la tarea de encontrar a un nuevo ’10′ fue un auténtico dolor de cabeza que, además, le costó un ojo de la cara a la institución madridista. Júlio Baptista fue el único que coincidió con Zidane, cuya sombra eclipsó al brasileño más de lo que muchos se esperaban.

La Bestia era el crack de un Sevilla en alza y el Madrid esperaba amortizar los 24 millones por un jugador que estaba dando muestras sobradas de éxito y adaptación al campeonato doméstico español. El trotamundos de Sao Paulo no ofreció un mal rendimiento, pero las dos únicas temporadas que vistió de blanco, con una campaña intermedia de cesión al Arsenal, evidencian que no era el mediapunta que estaba buscando el mejor equipo del siglo XX.

Özil, ¿fin del calvario?

Desde principios de 2007 hasta verano de 2009, tuvo lugar el ‘Tourmalet’ del Madrid en el intento fallido de adquirir un ’10′ de su agrado. Wesley Sneijder llegó del Ajax a cambio de 27 millones. El neerlandés destacó durante las dos temporadas que residió en la capital española, pero el club merengue decidió traspasarlo al Inter por 11 millones menos de lo que costó para adquirir a otros futbolistas con la inversión de su traspaso.

Medio año más tarde llegó otro jugador holandés que dio el salto en el Ajax, Rafael Van der Vaart, cuyo fichaje costó 13 millones de euros que cobró el Hamburgo. Al internacional zurdo le pasó tres cuartos de lo mismo. Se hizo un hueco en el once, rindió más o menos como se esperaba, pero el Madrid también quiso sacárselo de encima. Se fue de la mano de Sneijder, aunque esta vez los blancos sí que consiguieron recuperar casi la totalidad de lo que pagaron por él. 11 millones pagó el Tottenham por su adquisición.

Con el fichaje de Kaká, que abría la segunda etapa de Florentino al frente de la entidad madrileña, el rompecabezas del mediapunta llegó a la cúspide. Los 65 millones que recibió el Milan eran difíciles de amortizar y el brasileño, que a día de hoy todavía no ha logrado adaptarse y ha vivido amargado por las lesiones, se convirtió en el gran fichaje estrellado de la era Florentino.

Dicen que después de la tormenta siempre llega la calma, y así fue. Al verano siguiente llegó Özil por un precio razonable: 15 millones. Su juventud y la procedencia de una Liga y de un club de segunda línea suscitaban serias dudas sobre su rendimiento pero, después de un año y medio de su aterrizaje, el Madrid parece haber encontrado a ese mediapunta que tenga esa continuidad que acabe con la larga lista de candidatos que tenían que relevar a Zizou.

El resto de jugadores que suman los más de 160 millones que ha pagado la entidad de los vikingos son españoles. Se trata de Sergio Canales, que costó 10 millones, y Esteban Granero y Rubén de la Red, cuyas repatriaciones supusieron un gasto de nueve millones de euros más.

Compartir

Comentarios