Noticias de rumores y fichajes

Informe MF: Bayern y Juve, dos colosos antes de Berlín

El soñado Clásico entre Barça y Madrid en una final de Champions League, a sólo dos pasos.

bayern-juventus Bayern y Juve, rivales de Barça y Madrid en semis

Calientes o frías, las bolas del sorteo de semifinales de Champions League driblaron el duelo español, quién sabe si aplazándolo para la final de Berlín. El Barça se medirá con el Bayern de Munich de Pep Guardiola con la vuelta en el Allianz Arena y el Madrid deberá superar a la Juventus con la vuelta en el Santiago Bernabéu si quiere pelear por la Undécima. Con 21 Copas de Europa entre los cuatro equipos, no había rival sencillo. Ahora bien, a nadie se le escapa que el sorteo ha vuelto a ser más benévolo con el Real Madrid que con el Barça. No nos engañemos: todos querían a la Juve.

El actual campeón y líder de la serie A es un equipo incómodo, rocoso, con el que habrá que pelear hasta el minuto 180 para certificar el pase a la final. Los italianos cuentan con un centro del campo completísimo, que mezcla el talento y la experiencia de Andrea Pirlo con el oxígeno inagotable de Arturo Vidal y, si ocurre un milagro, el equilibrio y la fuerza del deseado Paul Pogba. El centrocampista francés sufrió una lesión en el muslo derecho a mediados de marzo y se estimó que el tiempo de recuperación sería de unos dos meses. Descartado para la ida (6 de mayo), también tiene muy difícil llegar a la vuelta (12 de mayo). Su puesto lo ocupará Claudio Marchisio.

Una baja vital, pues, para una escuadra bien organizada que destaca por su sólida línea defensiva: es el equipo menos goleado de la Champions, aunque también es el menos goleador de los que quedan en liza. Massimiliano Allegri ha preferido no remover demasiado la herencia de Antonio Conte y, después de varias pruebas fallidas, ha regresado a la defensa de cinco hombres, con el suizo Lichtsteiner y el francés Evra como carrileros largos, y con Bonucci, Barzagli y Chiellini como escuderos de Gianluigi Buffon. Y es que, aunque Cesare Prandelli nos confundiera con su azzurra, nadie olvida que los inventores del catenaccio son los italianos.

El poder realizador de la Juventus recae sobre un descarte del Real Madrid, el joven Álvaro Morata, y un hombre que posiblemente jugará el año que viene en Boca Juniors, Carlos Tévez. El también español Fernando Llorente es el “plan B” de Allegri para desatascar partidos.

El cuadro bianconero llega a estas semifinales sin las estrellas de Bayern, Madrid y Barça, como fiel reflejo de la pérdida de poder del fútbol italiano en la última década, pero a la vez orgullosa de su pasado y de su cada vez más interesante futuro. La Vecchia Signora se resiste a perder el encanto de sus días con la aristocracia y trabaja con esfuerzo para regresar cuanto antes a la élite. Después de superar a un Borussia Dortmund venido a menos y al Mónaco, deberá confirmar que está preparado para las grandes batallas contra el actual campeón de Europa.

semifinales

Menos felices están en Can Barça, digan lo que digan, con el cruce ante el Bayern de Munich. Metódico, perfeccionista y, por encima de todo, trabajador incansable, Pep Guardiola ha creado un bloque casi inquebrantable, que practica un fútbol ofensivo y vistoso, que es solidario en defensa y que recuerda en parte al propio Barça de Pep, aunque el de Santpedor haya dado más presencia al juego por bandas porque es ahí donde tiene a sus dos mejores futbolistas: Robben y Ribéry. Tanto el holandés como el francés se perdieron el cruce de cuartos de final por lesión, aunque estarán disponibles para las semifinales.

El Bayern empieza a recuperar efectivos y también podrá contar con el central Benatia, que formará en el eje de la zaga junto a Boateng. Buena noticia para Pep, que evita tener que jugarse el pase a la final con el errático Dante. El brasileño, Boateng y Xabi Alonso cometieron errores individuales en el encuentro ante el Oporto (3-1) que a punto estuvieron de costarle la clasificación a su equipo. Ese, las lagunas defensivas de alguno de sus hombres, es uno de los puntos a favor de un Barça que con Neymar, Suárez y Messi no suele hacer prisioneros. Si te coge, te mata. Bernat en la izquierda y Rafinha en la derecha, el primero más ofensivo y profundo que el segundo, serán los dueños de los laterales.

Marca de la casa Guardiola, el juego del Bayern pasa por su centro del campo, más tocador que nunca con el regreso de Thiago Alcántara. Xabi Alonso aporta equilibrio, experiencia y una salida de balón limpia, mientras que Lahm es el balón de oxígeno para todos sus compañeros en la fase de creación y en la de repliegue. El estado de forma del capitán será esencial para calibrar las opciones de un Bayern que también podría alinear a Schweinsteiger para dar consistencia a la medular y tapar, en la medida que sea posible, las apariciones de Leo Messi por la zona ancha del campo.

Con los mencionados Robben y Ribery en las bandas, la punta de ataque puede ser para Müller o para Lewandowski, dos jugadores que llegan a la recta final de temporada en idilio con el gol. Para creer en el milagro, el Barça se acoge también a la irregularidad de su rival, que alterna fases de juego impecable, en las que robarle el balón es una utopía, con otras en las que se muestra más vulnerable, en especial cuando le discuten el dominio de la posesión. Para muchos, el Barça-Bayern es la final anticipada.

Compartir

Comentarios