Noticias de rumores y fichajes

Informe MF: la amenazante injusticia de Del Bosque

Vicente Del Bosque se enfrenta a la convocatoria más complicada desde que está al frente de la Roja: ¿apostar por los que están mejor o por los de siempre?

vicente-del-bosque Del Bosque, en el pasado Mundial (FOTO: goal.com)

Uno de los principales elementos de juicio que tiene, o debería tener, un seleccionador nacional para decidir la convocatoria de un jugador es su rendimiento. Teniendo en cuenta que las convocatorias para grandes citas oficiales, como la Eurocopa del próximo verano en Francia, suelen ser de 23 futbolistas, el seleccionador debería escoger a los 23 jugadores que mejor rendimiento han ofrecido a lo largo de la temporada en sus respectivos clubes.

Una perogrullada desde la que saltamos a otra: no se pueden elegir a los 23 futbolistas más “en forma” porque el equipo podría quedar descompensado. ¿Qué pasa si hay 15 delanteros y sólo tres centrocampistas a un nivel alto? Por lo tanto, además de por jugar bien en sus respectivos equipos, el seleccionador debe escoger a los futbolistas por haber jugado mejor que otros que ocupan su misma posición. La última afirmación de perogrullo es que hay un tercer elemento de juicio que interviene en la confección de una convocatoria para una gran cita de selecciones: la opinión personal del seleccionador, que cree que un futbolista se adapta mejor que otro al estilo de juego que desea practicar.

En ese sentido, Vicente del Bosque se enfrenta este verano, con motivo de la Euro 2016, a la convocatoria más complicada y controvertida desde que heredó el cargo del añorado Luis Aragonés al frente de la Roja. Del Bosque ha apostado en la fase de clasificación por una serie de jugadores que ya estuvieron con él en el pasado Mundial de Brasil, pero que no están cuajando una buena temporada en sus respectivos equipos.

Los cuatro habituales del Chelsea (Cesc, Diego Costa, Pedro y Azpilicueta), por ejemplo, no tendrían sitio si el seleccionador elaborara la lista únicamente en base a su rendimiento. Tampoco Iker Casillas (Oporto) está al nivel de otros guardametas como De Gea (Manchester United), Sergio Rico (Sevilla) o Jaume Domènech (Valencia). Por otro lado, Bartra (Barcelona), San José (Athletic), Nacho (Real Madrid) o Morata (Juventus) estuvieron en los amistosos del mes de noviembre, pero a excepción del futbolista del Ahletic, que acudió por las ausencias de otros “fijos”, ninguno de ellos es titular en su equipo. Sin embargo, nadie se imagina una lista de Del Bosque sin Cesc, sin Diego Costa y sin Iker Casillas, al que por cierto el seleccionador ya ha convocado de forma no oficial: “[Iker] quiere estar en la Eurocopa aunque sea de suplente”.

A diferencia de otras convocatorias, la distancia entre los futbolistas que mejor están jugando y los que suelen ir a la selección es muy grande. La injusticia se cierne sobre varios jugadores que están haciendo méritos para estar en Francia y que no han tenido la oportunidad de demostrar su valía en la fase de clasificación ni en los mencionados amistosos ante Inglaterra (13 noviembre) y Bélgica (17 noviembre). Los casos más claros son los de Aritz Aduriz (Athletic) y Lucas Pérez (Depor), seguramente los españoles más en forma de la Liga BBVA, aunque también se pueden incluir aquí jugadores menos mediáticos como Iñaki Williams (Athletic), Iago Aspas (Celta), Borja Bastón (Eibar), Denis Suárez (Villarreal) o el eternamente olvidado Bruno Soriano (Villarreal). ¿Alguien se imagina que Del Bosque deje a Cesc en Londres y se lleve a Denis Suárez? ¿O que pase de Morata para llevarse a Borja Bastón? ¿Hará hueco para Mario Gaspar en lugar de Azpilicueta?

Del Bosque cerrará en Francia su etapa como seleccionador de España en la que probablemente será su última experiencia en los banquillos y, porque así lo ha demostrado en la fase de clasificación, contará con muchos de los hombres que lo han acompañado durante su etapa en la Roja y que le han ayudado a conquistar una Eurocopa y un Mundial. Está en su derecho. A pesar del duro revés de Brasil, los títulos le avalan. Eso sí, Del Bosque no podrá justificar su decisión en base al rendimiento de los futbolistas, sino únicamente a su opinión personal, por lo que pasará a ser una decisión menos justa. Aunque puede que estemos poniendo la tirita antes de la herida…

Compartir

Comentarios