Noticias de rumores y fichajes

Informe MF: la pésima gestión del Barça en el ‘caso Grimaldo’

El lateral dejó claro que no tiene ninguna relación con Luis Enrique y todo apunta a que, como Adama o Deulofeu, dejará el Barça a final de temporada.

alejandro-grimaldo Grimaldo, capitán del Barça B

La tormenta se desató tras el encuentro del Barça B ante el Alcoyano cuando el capitán del filial azulgrana, Alejandro Grimaldo, contestó a una pregunta de Rac1 sobre Luis Enrique de la siguiente manera: “nunca me ha dicho nada. No he tenido ningún contacto con él. Tampoco tengo nada que hablar con él. Yo trabajo con mi míster. Me llevo muy bien con él, me ayuda en todo y me ayuda a ser mejor. Que el de arriba esté con sus jugadores y yo estaré con mi equipo”.

La rajada de Grimaldo, más o menos oportuna, pone sobre la mesa un debate mayor sobre la gestión del filial que está llevando a cabo Luis Enrique y la directiva actual, así como su poder de decisión sobre los futbolistas que podrían marcar el futuro de la entidad.

Que Grimaldo no haya hablado nunca con Luis Enrique no es una buena señal para el Barça básicamente porque el joven lateral izquierdo valenciano es uno de los tres o cuatro mejores futbolistas de la Masia y hace tiempo que está preparado para, como mínimo, alternar el primer equipo con el filial. Así de sencillo.

Lucho prefirió apostar por otros jugadores durante la gira de pretemporada por Estados Unidos (José Suárez, Halilovic, Samper y Gumbau) y tampoco lo incluyó en la lista A para la Champions League, en la que finalmente entraron Gerard Gumbau y Juan Cámara. Una decisión difícil de entender en el plano deportivo, ya que la proyección de Grimaldo o Samper es, sobre el papel, bastante mayor que la de Gumbau o Cámara, pero absolutamente respetable. Luis Enrique elige con quién quiere contar en su plantilla y considera que no hay hueco para Grimaldo o para Samper, como no lo había para Deulofeu o para Adama.

Lo que llama la atención del ‘caso Grimaldo’ es que el Barça esté sorprendido con la reacción del futbolista y que haya filtrado a la prensa, como se lee en Mundo Deportivo, que el canterano rechazó una oferta del Levante en verano para marcharse gratis el año que viene.

Según fuentes consultadas por Mercafutbol, el sueño de Alejandro Grimaldo era y sigue siendo triunfar en el Fútbol Club Barcelona, de ahí que intentara reunirse durante todo el verano (con especial insistencia tras las elecciones) con la directiva azulgrana para renovar un contrato que acaba en junio de 2016. Los representantes del jugador incluso propusieron al club azulgrana una serie de destinos a los que Grimaldo podría salir cedido, entre ellos la Sampdoria o el Benfica, además de algún equipo de Inglaterra. Y la respuesta del club fue siempre negativa.

El Barça mantuvo su postura de no dejar salir al lateral hasta el último día de mercado, cuando le comunicó que debía marcharse al Levante cedido por una temporada. Grimaldo valoró la oferta del cuadro granota, pero entendió que el club había tenido todo el verano para tomar una decisión y que ésta no se podía precipitar a escasas horas para el cierre de la ventana de fichajes.

El lateral nunca se negó a ir cedido a otro equipo y su voluntad siempre fue la de renovar con el Barça y seguir peleando por una oportunidad en el primer equipo. Una oportunidad que no llegó el año pasado, no llegó en verano, no ha llegado en Champions y, seguramente, no llegará mientras Luis Enrique se siente en el banquillo del Camp Nou.

Compartir

Comentarios