Noticias de rumores y fichajes

Informe MF: La reivindicación de Villa

El asturiano marcó su primer tanto como ‘colchonero’ frente al Barcelona, el club que le puso en la rampa de salida y le vendió a precio de ganga.

david-villa David Villa, celebrando un gol con el Atlético de Madrid (FOTO: Cordon Press)

David Villa disputó, anoche, su primer partido oficial en el Vicente Calderón y la experiencia no pudo resultar más positiva. Anotó un gol, derrochó energía, presión, motivación e incisividad y se vengó de un Barcelona que le vendió a precio de saldo el pasado mes de julio. El club azulgrana le envió al Atlético de Madrid por 5,1 millones de euros a pagar en tres años en una operación polémica (por más que en Can Barça pesara demasiado su ficha de 11 kilos) y el Guaje está dispuesto a demostrar que su precio es mucho mayor.

Para conseguirlo, ha empezado con buen pie. Cuajó un partido solvente frente al Sevilla, en Liga, y ayer amargó la existencia a sus ex compañeros, en la ida de la Supercopa de España. En el minuto 11 se sacó de la chistera una volea con la diestra imparable para Víctor Valdés y celebró, con ahínco, su primer gol como colchonero.

El Guaje ya avisó de que no tiraría de sentimentalismos si marcaba contra el Barça aunque no cumplió con la promesa de frenar “la efusividad” en su celebración. “Estoy contento con el gol, es lo que va a pedir la gente“, explicaba tras el encuentro, ante los micrófonos de TVE. Y también hizo alusión a la cartulina amarilla que pidió para Sergio Busquets tras sufrir una falta del centrocampista de Badia. “La segunda amarilla a Sergio fue una decisión clave, sobre todo por el ritmo de tarjetas que el árbitro ha llevado con nosotros en la primera parte. Se la ha perdonado. Hubiese sido clave, ya que nos hubiésemos puesto con uno más y con 1-0. Pero los árbitros se equivocan y son humanos”, señaló Villa.

El asturiano se dejó hasta el último aliento en un partido que tuvo color rojiblanco durante el primer tiempo. El equipo de Diego Simeone cerró espacios, ejerció una presión asfixiante y limitó la creatividad de un Barcelona sin rumbo, falto de la chispa de futbolistas como Lionel Messi o Andrés Iniesta. Con la entrada de Cesc por La Pulga en el segundo tiempo y la pérdida de fuelle colchonero, el Barcelona recobró movilidad y frescura, pero sin alardes. En cualquier caso, se benefició del primer gol como azulgrana de Neymar, quien dejó abierta la eliminatoria. En la vuelta, tanto el brasileño como Villa tratarán de ser, nuevamente, protagonistas.

Compartir

Comentarios