Noticias de rumores y fichajes

La continuidad favorece al Inter de Mourinho

El mercado de fichajes en el Calcio ha sido este verano una especie de gran lago. Sólo alguna tormenta con el sello de Mourinho (sin duda el fichaje con más morbo del verano) ha despertado a Italia. El resto casi no se ha movido, con lo que la continuidad debería favorecer al campeón y dominador de las dos últimas ligas: el Inter.

El mercado de fichajes en el Calcio ha sido este verano una especie de gran lago. Sólo alguna tormenta con el sello de Mourinho (sin duda el fichaje con más morbo del verano) ha despertado a Italia. El resto casi no se ha movido, con lo que la continuidad debería favorecer al campeón y dominador de las dos últimas ligas: el Inter.

Si acaso, podría considerarse que el Milán ha fichado bastante, pero desde luego que en el club 'rossonero' nadie puede hablar de renovación. Los fichajes, a excepción de un juvenil uruguayo llamado Tabaré Viudez que no tendrá demasiadas oportunidades, llegan a la treintena de años o están a punto de hacerlo. Vale la pena destacar dos: Ronaldinho, que tiene ante si en Milán la última oportunidad de volver a ser alguien en el fútbol, y Shevchenko, que vuelve al sitio donde le vieron triunfar. Además, Zambrotta, Senderos y Flamini seguirán engrosando la nómina de 'viejos rockeros' que lidera todavía Paolo Maldini.

El resto de grandes confían en los bloques del año anterior y prácticamente no han tocado sus plantillas. Ningún club a pagado más de 25 millones de euros por un jugador, lo que es una muestra de los tiempos de crisis por los que pasa el fútbol mundial. Los fichajes más caros, los de Ronaldinho (21 kilos más cuatro en variables) y Quaresma (20 millones para el Oporto más el centrocampista Pelé), el último en llegar a un Inter que antes ya se había reforzado con Mancini, que le costó a Moratti 13 millones.

Precisamente, la salida del brasileño Mancini fue la que hizo moverse a la Roma, que veía como uno de sus mejores futbolistas reforzaba al máximo rival. Se movió rápido el conjunto de Spalletti, que fichó a Riise del Liverpool por sólo cinco millones. La Roma intentó fichar a un futbolista de relumbrón e hizo intentos sonados por Silva y Cazorla, pero al final se ha tenido que conformar con la 'Bestia' Baptista para reforzar su ataque y dar descanso a un Totti para el que también pasan los años.

La Juventus ha 'pescado' en Sevilla y se ha llevado a uno de los mejores centrocampistas de la Liga española. Poulsen ya comparte vestuario con Del Piero por diez millones de euros. El enésimo gran negocio de Del Nido debe apuntalar el medio campo turinés en su vuelta a la Champions. Además, el goleador del Palermo en los últimos años, Amauri, también es de la 'Juve'.

En una competición en la que parece que los grandes han preferido quedarse como están, uno de los traspasos más sonados ha sido el de Diego Milito, que vuelve al club que le vio crecer como futbolista. El Genoa cerró el fichaje del 'Principe' tarde y con prisas. Señal de que le querían de verdad.

Si acaso, podría considerarse que el Milán ha fichado bastante, pero desde luego que en el club ‘rossonero’ nadie puede hablar de renovación. Los fichajes, a excepción de un juvenil uruguayo llamado Tabaré Viudez que no tendrá demasiadas oportunidades, llegan a la treintena de años o están a punto de hacerlo. Vale la pena destacar dos: Ronaldinho, que tiene ante si en Milán la última oportunidad de volver a ser alguien en el fútbol, y Shevchenko, que vuelve al sitio donde le vieron triunfar. Además, Zambrotta, Senderos y Flamini seguirán engrosando la nómina de ‘viejos rockeros’ que lidera todavía Paolo Maldini.

El resto de grandes confían en los bloques del año anterior y prácticamente no han tocado sus plantillas. Ningún club a pagado más de 25 millones de euros por un jugador, lo que es una muestra de los tiempos de crisis por los que pasa el fútbol mundial. Los fichajes más caros, los de Ronaldinho (21 kilos más cuatro en variables) y Quaresma (20 millones para el Oporto más el centrocampista Pelé), el último en llegar a un Inter que antes ya se había reforzado con Mancini, que le costó a Moratti 13 millones.

Precisamente, la salida del brasileño Mancini fue la que hizo moverse a la Roma, que veía como uno de sus mejores futbolistas reforzaba al máximo rival. Se movió rápido el conjunto de Spalletti, que fichó a Riise del Liverpool por sólo cinco millones. La Roma intentó fichar a un futbolista de relumbrón e hizo intentos sonados por Silva y Cazorla, pero al final se ha tenido que conformar con la ‘Bestia’ Baptista para reforzar su ataque y dar descanso a un Totti para el que también pasan los años.

La Juventus ha ‘pescado’ en Sevilla y se ha llevado a uno de los mejores centrocampistas de la Liga española. Poulsen ya comparte vestuario con Del Piero por diez millones de euros. El enésimo gran negocio de Del Nido debe apuntalar el medio campo turinés en su vuelta a la Champions. Además, el goleador del Palermo en los últimos años, Amauri, también es de la ‘Juve’.

En una competición en la que parece que los grandes han preferido quedarse como están, uno de los traspasos más sonados ha sido el de Diego Milito, que vuelve al club que le vio crecer como futbolista. El Genoa cerró el fichaje del ‘Principe’ tarde y con prisas. Señal de que le querían de verdad.

Compartir

Comentarios