Noticias de rumores y fichajes

La Premier cierra el verano con récord de millones

(Análisis del mercado) Los clubes ingleses se llevan la palma en cuento a desembolso. Más de 700 millones y fichajes pagados a precios inflados han contribuido a reventar el mercado y esta vez, sin el Chelsea de Abramovich por el medio

(Análisis del mercado) Los clubes ingleses se llevan la palma en cuento a desembolso. Más de 700 millones y fichajes pagados a precios inflados han contribuido a reventar el mercado y esta vez, sin el Chelsea de Abramovich por el medio

No ha habido un mercado más movido que el inglés ni nadie tan derrochador como el conjunto de los equipos británicos durante este verano. La Premier League se ha gastado la friolera de 741 millones de euros en reforzar la plantilla de unos equipos que quieren disputarse un campeonato que se presenta mucho más abierto tras la ruptura del monopolio que hasta hace un año ostentaban los hombres de Mourinho.

Aunque curiosamente no ha sido el Chelsea quien más se ha esforzado por mejorar su plantilla como cabía esperar tras perder el último campeonato liguero. Es más, Abramovich se ha mostrado cauto y poco dado a las excentricidades de antaño. Dinero no faltaba en Stamford Bridge y fichajes han llegado, pero ninguo de ellos tan mediático como los protagonizados en campañas anteriores ni a precios tan desorbitados. Claudio Pizarro llegó gratis, lo mismo que Tal Ben-Haim del Bolton o Steve Sidwell del Reading, cuyos costes fueron mínimos. El gran desembolso de los blues, 21 millones de euros, llegó con el fichaje de Florent Malouda y la sorpresa, el fichaje relámpago de Juliano Belletti, cinco millones. Los 36 millones por Alvés resultaron excesivos hasta para un club como el Chelsea, acostumbrado a tirar de talonario sin importar la cantidad...son muchos los que aseguran que el ahorro de esta temporada atisba una sonora campanada para los próximos meses. ¿Se concretará la oferta multimillonaria por Ronaldinho? Habrá que esperar...

Pero el freno de los londinenses no ha parado el mercado inglés ya que, para sorpresa de todos, ha sido el Manchester United quien ha tomado el relevo de su rival más directo. El equipo entrenado por Fergusson ha pagado a precio de oro todas sus adquisiciones y ha contribuido a reventar el mercado. Pagó por los semi desonocidos Anderson y Nani 31 y 25 millones , respectivamente, y por Hargreaves otros 25 kilos. El fin del culebrón Tévez le costó otros 18 millones. En total unos 100 millones de euros de una tacada...lo peor de todo es que los resultados de tal desembolso aún no han comenzado a verse y el inicio del United está siendo bastante discreto.

Tampoco se ha quedado atrás el Liverpool de Rafa Benítez que, con la entrada de nuevo capital a la entidad inglesa, se ha permitido el lujo de hacer realidad uno de los caprichos de su entrenador: la contratación de Fernando Torres. Un traspaso que se convirtió a mediados del verano en el fichaje más caro de la historia de los reds, 36 millones de euros y que dejó al Atlético con un buen puñado de millones para gastar. Tampoco escatimaron en el holandés Ryan Babel, por quien abonaron 17 millones al Ajax. 

Aunque quizás lo más sorprendente ha sido el desembolso realizado por equipos como el Tottenham o el Sunderland. Actores secundarios del campeonato, entre ambos han invertido más de 100 millones de euros con sorprendentes fichajes como el de Darren Brent por 25 millones, la nueva estrella del Tottenham. O el Manchester City, que ha incorporado a un total de ocho nuevos jugadores, entre ellos el atlético Martín Petrov, Bojinov o Elano.

Las causas de tal desenfreno en el fútbol inglés son fáciles de encontrar, una destaca por encima de todas y es la llegada de capital ruso y estadounidense a unos clubes que, transformados en sociedades anónimas, han recibido esta temporada a nuevos propietarios o principales accionistas con el bolsillo repleto de millones para gastar.

No ha habido un mercado más movido que el inglés ni nadie tan derrochador como el conjunto de los equipos británicos durante este verano. La Premier League se ha gastado la friolera de 741 millones de euros en reforzar la plantilla de unos equipos que quieren disputarse un campeonato que se presenta mucho más abierto tras la ruptura del monopolio que hasta hace un año ostentaban los hombres de Mourinho.

Aunque curiosamente no ha sido el Chelsea quien más se ha esforzado por mejorar su plantilla como cabía esperar tras perder el último campeonato liguero. Es más, Abramovich se ha mostrado cauto y poco dado a las excentricidades de antaño. Dinero no faltaba en Stamford Bridge y fichajes han llegado, pero ninguo de ellos tan mediático como los protagonizados en campañas anteriores ni a precios tan desorbitados. Claudio Pizarro llegó gratis, lo mismo que Tal Ben-Haim del Bolton o Steve Sidwell del Reading, cuyos costes fueron mínimos. El gran desembolso de los blues, 21 millones de euros, llegó con el fichaje de Florent Malouda y la sorpresa, el fichaje relámpago de Juliano Belletti, cinco millones. Los 36 millones por Alvés resultaron excesivos hasta para un club como el Chelsea, acostumbrado a tirar de talonario sin importar la cantidad…son muchos los que aseguran que el ahorro de esta temporada atisba una sonora campanada para los próximos meses. ¿Se concretará la oferta multimillonaria por Ronaldinho? Habrá que esperar…

Pero el freno de los londinenses no ha parado el mercado inglés ya que, para sorpresa de todos, ha sido el Manchester United quien ha tomado el relevo de su rival más directo. El equipo entrenado por Fergusson ha pagado a precio de oro todas sus adquisiciones y ha contribuido a reventar el mercado. Pagó por los semi desonocidos Anderson y Nani 31 y 25 millones , respectivamente, y por Hargreaves otros 25 kilos. El fin del culebrón Tévez le costó otros 18 millones. En total unos 100 millones de euros de una tacada…lo peor de todo es que los resultados de tal desembolso aún no han comenzado a verse y el inicio del United está siendo bastante discreto.

Tampoco se ha quedado atrás el Liverpool de Rafa Benítez que, con la entrada de nuevo capital a la entidad inglesa, se ha permitido el lujo de hacer realidad uno de los caprichos de su entrenador: la contratación de Fernando Torres. Un traspaso que se convirtió a mediados del verano en el fichaje más caro de la historia de los reds, 36 millones de euros y que dejó al Atlético con un buen puñado de millones para gastar. Tampoco escatimaron en el holandés Ryan Babel, por quien abonaron 17 millones al Ajax. 

Aunque quizás lo más sorprendente ha sido el desembolso realizado por equipos como el Tottenham o el Sunderland. Actores secundarios del campeonato, entre ambos han invertido más de 100 millones de euros con sorprendentes fichajes como el de Darren Brent por 25 millones, la nueva estrella del Tottenham. O el Manchester City, que ha incorporado a un total de ocho nuevos jugadores, entre ellos el atlético Martín Petrov, Bojinov o Elano.

Las causas de tal desenfreno en el fútbol inglés son fáciles de encontrar, una destaca por encima de todas y es la llegada de capital ruso y estadounidense a unos clubes que, transformados en sociedades anónimas, han recibido esta temporada a nuevos propietarios o principales accionistas con el bolsillo repleto de millones para gastar.

Compartir

Comentarios