Noticias de rumores y fichajes

La ruptura entre Serra Ferrer y Laudrup, cada vez más flagrante

El consejo de administración del Mallorca destituyó, anoche, al hombre de confianza del técnico danés, Erik Larsen, por criticar a Serra Ferrer.

Michael Laudrup en el banquillo del Mallorca Los días de Laudrup en el Mallorca parecen estar contados (FOTO: Cordon Press)

El periplo de Michael Laudrup en el banquillo del Mallorca tiene fecha de caducidad. O, al menos, así lo parece. Más allá del dubitativo arranque liguero del conjunto balear (dos victorias y tres derrotas en cinco partidos), el danés mantiene una tensa relación con el vicepresidente y máximo accionista del club, Lorenzo Serra Ferrer, y tal circunstancia podría provocar su despido, más pronto que tarde.

Por el momento, en cualquier caso, el único destituido ha sido Erik Larsen, hombre de confianza de Michael Laudrup. Un despido que viene a colación de la duras críticas que Larsen vertió ayer sobre Serra Ferrer, para el diario danés Sporten.dk, y que ponen de manifiesto la total ruptura entre Laudrup y su entorno con el accionista balear.

“Quiere controlarlo todo, pero no tiene la capacidad para hacerlo. En el fondo, es una mala persona porque podemos ver cómo trata a todos en el club. Te pago una cena si encuentras a alguien que pueda decir algo bueno de él”, confirmó Larsen. Y horas después, fue destituido.

Ninguna institución, ningún club del mundo, puede permitir que un empleado emplee esos términos hacia un directivo“, explicó el presidente del Mallorca, Jaume Cladera. “Sólo hemos actuado en defensa del club, de la institución”, apostilló. Además, agregó que tal despido no acarreará consecuencias para Michael Laudrup.

Sus palabras suenan a discurso políticamente correcto puesto que la brecha abierta entre Laudrup y Serra Ferrer es tremendamente profunda. Empezó a abrirse en la segunda vuelta de la pasada temporada, cuando los resultados del equipo pusieron en peligro la permanencia, y se rajó de manera flagrante el pasado verano, a consecuencia de la política de fichajes empleada por Serra Ferrer.

El máximo accionista del club mallorquinista vendió a dos de los jugadores clave de Laudrup: Webó (Eskisehirspor) y De Guzmán (Villarreal) y no incorporó a futbolistas del agrado del danés. Tal situación provocó una extensa rajada de Laudrup (quien considera que se fichó a última hora y mal) en una rueda de prensa que levantó ampollas. “Si intentas fichar en el último minuto, te puede ir mal. Había dinero para fichar el 1 de agosto, pero se hace el 1 de septiembre“, reveló Laudrup y enervó a Serra Ferrer.

Desde entonces, la relación entre ambos es más que complicada y el futuro del danés toda un incógnita.

Compartir

Comentarios