Noticias de rumores y fichajes

La tranquilidad del Athletic

En el entorno del club de San Mamés no ocultaban una cierta intranquilidad ante el interés del Real Madrid por Fernando Llorente. Un estado anímico totalmente opuesto a la situación del presidente, Fernando García Macua, que ha explicado el porqué de su no-preocupación.

Fernando Llorente durante un partido de la temporada 2010/11 con el Athletic Club (FOTO: Getty Images) El precio del fichaje de Llorente podría subir hasta más de 63 millones de euros (FOTO: Getty Images)

El pasado verano salió el nombre de Fernando Llorente como posible ’9′ del Real Madrid. La calidad del delantero riojano es indudable, lo saben tanto en Bilbao como en Madrid como en el extranjero. Entonces la respuesta del Athletic Club fue clara: la cláusula de rescinsión es de 36 millones de euros. Y lo que debía tranquilizar a la afición rojiblanca no lo logró, ya que nadie duda de que la capacidad financiera del conjunto del Santiago Bernabéu les podría permitir costear el fichaje de uno de los 23 campeones del mundo. Por no hablar de equipos de la Premier con un jeque dispuesto a pagar (leáse Manchester City).

Pero Fernando García-Macua, máximo dirigente del Athletic, se reafirmaba: “Las cláusulas son suficientes para protegernos”. Pero en Bilbao todavía sonaba a una explicación falta de razones para tranquilizar a la afición. Hasta que el diario El Correo ha explicado la intríngulis de la situación mediante una explicación de José Manuel Llaneza, consejero delegado del Villarreal y mano derecha de Fernando Roig:

Lo que tiene que hacer el Athletic es lo que hicimos nosotros con Cazorla cuando se lo quiso llevar el Madrid de Calderón el 28 de agosto de 2008 y no había posibilidad de encontrarle recambio: Además de mejorarle el contrato, advertirle al Madrid que debía pagar el IRPF

Haciendo cálculos rápidos, y teniendo en cuenta que Hacienda marca el tipo máximo de gravamen, un 43%, el fichaje de Fernando Llorente pasaría de 36 a 63,15 millones de euros, una cifra que sí tranquiliza en San Mamés y sí ven como disuasoria. Aunque sólo será esa cantidad siempre y cuando ni Athletic ni Real Madrid llegaran a un acuerdo, ya que según dicta la normativa en el fútbol español, es el jugador el único que puede depositar el dinero de una cláusula de rescisión y Hacienda, conociendo que esa cantidad se la da un club, entiende que se trata de rendimiento de trabajo, de ahí que aplique el impuesto sobre la renta de las personas físicas, el IRPF.

Además, el pago de esta cantidad no puede realizarse a plazos, como sucede con los pagos por Cristiano Ronaldo o Kaká al Manchester United y Milan respectivamente. El importe de la cláusula se debe abonar al momento y la cantidad referente al 43%, que en este caso son 27,15 millones de euros, en la siguiente declaración de la renta.

Sin duda, se trata de una medida que los clubes utilizan para disuadir a los posibles compradores, aunque no siempre se da, ya que en ocasiones los clubes llegan a un acuerdo. Un ejemplo de ello es el caso de Luis Figo. Su cláusula era de poco más de 60 millones de euros, y el Madrid se evitó el pago del IRPF al llegar a un acuerdo con Joan Gaspart si aplazaba la presentación del luso un día después de las elecciones que se celebraron en el club del Camp Nou.

Compartir

Comentarios