Noticias de rumores y fichajes

Maradona y por qué no puede entrenar al Barcelona

En medio de la tempestad azulgrana, el ‘Pelusa’ señaló que le gustaría dirigir al combinado ‘culé’. Sin embargo, sus precedentes indican que no es el candidato idóneo para sentarse en el banquillo barcelonista.

Maradona Maradona, en rueda de prensa (FOTO: Cordon Press)

Diego Armando Maradona confirmó ayer, en una entrevista concedida para el diario Marca, que soñaba con entrenar al Barcelona. “Sueño con entrenar a Leo en el Barça algún día“, reveló. Y horas más tarde el presidente azulgrana, Sandro Rosell, confirmó: “¿Maradona entrenando al Barça con Messi? No lo veo“.

Ciertamente Maradona no parece el candidato idóneo para el banquillo culé. Ha fracasado en todas las experiencias que ha tenido como entrenador y no ha canalizado, como técnico, la magia que destilaba como jugador. Su primera experiencia la vivió en el Mandiyú de Corrientes de Argentina, en 1994. Dirigió 12 partidos del campeonato Apertura y sus resultados fueron nefastos: un triunfo, seis derrotas y cinco empates. El equipo acabó penúltimo, perdió la categoría al finalizar la temporada y Maradona sumó a sus tristes estadísticas una retahíla de conflictos con la directiva del club argentino.

En 1995 volvió a intentarlo cogiendo las riendas del Racing de Avellaneda pero la historia no fue mejor. En 11 partidos logró dos victorias, seis empates y cinco derrotas y Maradona decidió abandonar tanto el club como la idea de triunfar como entrenador. De 1995 a 1997 volvió a militar en Boca Juniors como jugador y después pasaron nueve años hasta que volvió a plantearse la posibilidad de sentarse en un banquillo.

En 2008, sin embargo, tuvo ante sí la que parecía la oportunidad de su vida: tomar las riendas de la selección de Argentina. Un reto que el Pelusa se vio capaz de asumir pero que, finalmente, también acabó en fracaso.

A Maradona le faltó con Argentina un plan, una estrategia y un estilo de juego definido

Allí tuvo a sus órdenes a Lionel Messi, de quien no fue capaz de extraer su mejor versión, y evidenció que para ser un buen entrenador hace falta mucho más que contar con buenas piezas.  A Maradona le faltó un plan, una estrategia y un estilo de juego definido. Se limitó a confiar en la pegada de futbolistas como Carlos Tévez o Gonzalo Higuaín y en la solidez de la defensa albiceleste y olvidó, por completo, la creación en el medio campo.

Sin orden en la medular, era común ver a Lionel Messi bajando, desesperado, a buscar balones a su propio campo. Sin un timonel que controlara el mediocampo y repartiera balones, La Pulga se encontraba desubicada, sin opciones de gol y acostumbrada a acaparar todas las críticas de la prensa argentina.

La situación explotó en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica, cuando Argentina sufrió una derrota sin paliativos a manos de Alemania (4-0). El resultado no fue más que la crónica de una debacle anunciada. Maradona clasificó a la selección albiceleste para el Mundial de 2010 in extremis (sólo logró una victoria, ante Uruguay, en la fase de clasificación) y llegó a los cuartos de final de la cita mundial con más fortuna que otra cosa.

A su falta de fútbol cabe sumar la gran cantidad de polémicas que acumuló con la prensa y la AFA (Asociación de Fútbol Argentino) y la evidencia de que a Maradona le faltan argumentos para liderar a un equipo. Su enésimo fracaso lo vivió en el Al Wasl, club del que también fue destituido por sus tristes resultados.

Con este palmarés, resulta complicado imaginar a la directiva del Barcelona eligiéndole como el futuro entrenador azulgrana. La ilusión de Maradona, por el momento, no pasará de ser un sueño.

Compartir
NO TE LO PIERDAS

Comentarios

Y TAMBIÉN...