Noticias de rumores y fichajes

Messi: Un paso atrás y a coger impulso

(OPINIÓN) El argentino sufrió su cuarta lesión muscular en este 2013 y no volverá a jugar en lo que queda de año. Debe recuperar la energía física y psicológica.

messi-merca Messi, con el Barcelona (FOTO: Cordon Press)

La magia de Lionel Messi no volverá a apreciarse en este 2013. El argentino sufrió una lesión muscular el pasado domingo, ante el Betis, y estará de baja entre seis y ocho semanas.

La dolencia confirmó el débil estado de La Pulga, que debe recomponerse física y psicológicamente de un año que ha supuesto demasiados cambios para él. Por un lado, ha regresado a la inestabilidad física que le acompañó antes del aterrizaje de Pep Guardiola en el primer equipo azulgrana (2010) y, por el otro, ha tenido que asumir la presencia de otro futbolista de campanillas como es Neymar y acostumbrarse a un entrenador que no es tan complaciente con él como lo era el de Santpedor.

Por lo que respecta al primer asunto, Messi acumula cuatro lesiones musculares en lo que llevamos de año. Todo arrancó el pasado 2 de abril, ante el PSG, y a partir de ahí el bíceps femoral volvió a convertirse en su peor enemigo. Acabó la temporada 2012-13 como pudo y la llegada del verano no le facilitó el aire fresco que esperaba. Su evolución física no se vio beneficiada por el parón estival y la presente temporada arrancaba con una nueva lesión muscular ante el Atlético de Madrid, en la ida de la Supercopa de España.  Corría el mes de agosto. En septiembre, Messi volvió a recaer y el pasado 10 de noviembre se repitió la historia: bíceps femoral, casi dos meses de baja y todas las miradas puestas en la figura del argentino.

Éste ya ha pasado por situaciones similares y la que más se asemeja a la actual data del mes de marzo de 2007. Ante el Celtic de Glasgow, sufrió una rotura fibrilar en el bíceps femoral y abandonó el terreno de juego entre lágrimas de dolor e impotencia. Aquella era la séptima lesión muscular que sufría Lionel Messi en dos años e incidía en el calvario de La Pulga, que cambió de estado físico y anímico con el aterrizaje de Pep Guardiola en la entidad azulgrana.

El técnico de Santpedor le aportó apoyo moral, se ganó su confianza permitiéndole disputar los Juegos Olímpicos con Argentina (aunque el Barça debía disputar la previa de la Champions League) e instauró en su día a día nuevas rutinas que iban desde la alimentación hasta el modelo de trabajo físico. Gracias a sus métodos, siempre acompañados de un gran trabajo psicológico (Messi era el rey y nunca era ni sustituido ni situado en una posición en la que no se sintiera a gusto), el argentino alcanzó el zénit de su carrera deportiva. La misma que sufrió un leve bajón con la salida de Pep, en 2012, y que obligará a Messi a reinventarse en 2014.

Si Tito Vilanova trató de seguir los métodos de Guardiola, el Tata Martino ha tenido menos contemplaciones con Messi. Para el técnico argentino, su compatriota es uno más y no goza de ningún trato de favor. Si considera que debe sustituirle, lo hace. Y si tiene que alejarle de la posición de falso ’9′, también.

A ello hay que sumar la presencia en el equipo de Neymar, quien ha restado protagonismo a Lionel Messi, el único que acaparaba, hasta ahora, todas las miradas. La suma de factores ha ido cambiando el panorama del argentino, que debe tomar distancia para volver a reconstituirse. Para lograrlo, tiene que tomar buena nota del consejo que Cesc Fàbregas le ofreció hace un par de días: “Tiene que parar y cuidarse. No puede seguir así porque yo viví algo similar en el Arsenal. Al final, te metes en un pozo, y espero que a él no le pase lo mismo. Que se recupere y se tome todo el tiempo que haga falta hasta que esté bien”.

Ahora tiene dos meses por delante para mejorar a nivel físico y para coger fortaleza psicológica. Dado el talento del argentino, podrá hacerlo. Sólo ha dado un paso atrás, ahora debe coger impulso para seguir hacia adelante.

Compartir

Comentarios