Noticias de rumores y fichajes

‘Mister Ali’ solo era una aprovechado

La verdadera intención del empresario indio cuando compró el Racing de Santander solo era sacarle unos millones de beneficio revendiéndoselo a la familia real de Bahréin.

Aly Syed, presidente del Racing de Santander Aly Syed compró el Racing por 3 millones para venderlo por 15

En los últimos años se ha puesto de moda que magnates rusos, estadounidenses o de Oriente Medio desembarquen con las maletas llenas de millones en clubes europeos con problemas económicos para hacerse los dueños. En algunos casos tratan de labrar un proyecto deportivo, en otros simplemente jugar un rato a ser presidente de un club de fútbol… y luego está el caso de Ali Syed, el empresario indio que compró el Racing en invierno, que simple y llanamente quería ‘trincar’ el máximo de dinero posible.

No es que el resto de multimillonarios que adquieren entidades deportivas lo hagan sin la intención de rentabilizarlo de algún modo, pero es que el caso del Racing ha sido el más vergonzoso de todos. Y es que según se ha sabido en los últimos días, Syed tenía un plan urdido desde el principio que las recientes revueltas vividas en el mundo árabe y concretamente en Bahréin le han tirado por tierra. Con el consiguiente problema para el Racing, que adeuda dinero a media plantilla y tiene severos problemas para pagar a Haciendo mientras se juega el ser o no ser en Primera.

Al parecer, el plan de ‘Mister Ali’ no era otro que el de comprar el Racing, como así hizo, por 3 millones de euros, para vendérselo posteriormente a la familia real de Bahréin aproximadamente por 15, sacando un beneficio excelente para su propio bolsillo. La idea era invitar a los monarcas al partido contra el Madrid, el más lujoso que le quedaba al club santanderino, y traspasarles allí la entidad (con deuda incluida). Pero las revueltas que saltaron en esos días en el país evitaron el desplazamiento y el subsiguiente trato.

Posteriormente, parece que los problemas políticos surgidos en su país han apartado de la cabeza de la familia real de Bahréin la idea de invertir en fútbol, como es fácilmente entendible, por otro lado. Por su parte, Syed ha decidido esconderse y ya hace un tiempo que está poniendo excusas para justificar su ausencia en los partidos, con lo que le gustaba llamar la atención en sus primeras jornadas en el palco… No es tonto ‘Mister Alí’, y sabe que se ha acabado que le rían las gracias en Cantabria.

Compartir

Comentarios