Noticias de rumores y fichajes

Mourinho por poco no se come los turrones en el Bernabéu

Según el diario ‘El País’, Florentino Pérez se cansó en diciembre de la actitud del técnico portugués y por ello pensó en relevarle en el banquillo del Bernabéu.

José Mourinho celebrando la Copa del Rey El carácter de José Mourinho no resulta ser del agrado de Florentino Pérez (FOTO: Getty Images)

Si ahora, tras haber ganado la Copa del Rey y estar en semifinales de la Champions, todo parece ser un camino de rosas en el Real Madrid, hace unos meses no lo fue tanto a tenor de las informaciones publicadas hoy por el diario El País. De hecho, el periódico generalista asegura que Florentino Pérez, el mismo que ahora se deshace en halagos hacia su técnico José Mourinho, se planteó hace sólo unos meses, concretamente en diciembre, la destitución del portugués tras una acalorada jornada.

Todo sucedió el 19 de diciembre, después del partido frente al Sevilla, cuando The Special One apareció en la sala de prensa del Santiago Bernabéu con un listado de presuntos errores arbitrales. Después de esto, Mourinho perdió los nervios en el vestuario y ante la presencia de un dirigente del club dijo, supuestamente, lo siguiente: “Vosotros decís que este es un club señor y esto es una puta mierda de club, me cago en el señorío. Y ahora se lo decís al presidente. Ahora me voy de vacaciones y si me queréis echar, por mí no vuelvo”.

Al conocer Florentino Pérez dicho ‘espectáculo’, el presidente blanco se planteó seriamente la destitución de Mourinho, dado que consideró que le estaba echando un pulso de poder. Sin embargo, aquí no terminó todo y al día siguiente, durante la comida de Navidad, el presidente del club blanco le mandó un recadito claro y conciso a su técnico: “Aquí hay gente que se cree capacitada para cualquier empresa y no se da cuenta de que el Madrid es la empresa más grande. La presión que se sufre aquí no es para todo el mundo, algunos se vuelven locos”. A esto, Mourinho, que no se corta nunca un pelo, contestó sin pensárselo y le dijo claramente a Florentino: “Ni yo soy el entrenador que usted esperaba, ni usted es el presidente que yo creía”.

Tras todo este cruce de declaraciones finalmente la sangre no llegó al río y todo se quedó como estaba. Florentino, pese a todo, optó por seguir confiando en el espíritu ganador de Mourinho; y Mourinho, al que lo que menos le gusta es sentir que ha fracasado, decidió, pese a todo, seguir adelante y intentar ganar títulos con un equipo en la liga española, su gran objetivo al llegar al Real Madrid.

Compartir

Comentarios