Noticias de rumores y fichajes

Promesa de la semana: David De Gea

El portero del Atlético de Madrid protagoniza la sección de estasemana, avalado por sus grandes actuaciones bajo la metarojiblanca.

David De Gea, portero del Atlético de Madrid David De Gea, dueño de la portería rojiblanca (FOTO: Getty Images)

Puede que no haya en la vida misión más complicada que la decumplir un sueño. En ocasiones, sin embargo, el objetivo se cumple ynacen historias como las de David De Gea, un chaval que ha logradoapropiarse, a sus 20 años, de los tres palos de la portería delAtlético de Madrid. Lo ha hecho con esfuerzo, trabajo, sin desesperary, sobre todo, sin renunciar al sueño que le hacía levantar cadamañana, cuando tan sólo tenía 17 años y acababa de ingresar en lascategorías inferiores del Atlético de Madrid.

Por aquel entonces ya apuntaba maneras este chaval rubio, al quellaman el ruso porque parece guiri y al que muchos se atrevena comparar con el mismísimo Edwin Van der Sar. Tiene mérito, sin duda,que le comparen con un guardameta de la talla del holandés igual que,también, merece reconocimiento el ojo de Diego, el que fuera porterocolchonero y se encargara de llevar hasta el Manzanares aaquel chico que apuntaba maneras en la Escuela Casarrubuelos deIllescas, donde empezó a jugar al fútbol cuando tenía, tan sólo,cuatro años.

No sólo de fichar al chico se encargó Diego, puesto que, el exguardameta rojiblanco se hizo cargo, también, de dar cariño a su jovenpupilo cuando éste más lo necesitó, es decir, cuando nada más llegadoal Atlético, sufría una decepcionante y grave lesión.

Nada máscomenzar tuve una lesión grave, un desplazamiento de rótula, y me paséun año prácticamente sin jugar. Era la temporada del Cadete B. Estuvecasi el año entero en blanco. Yo pensaba que me echaban, porque cuandome recuperé y pude volver a jugar recaí”, señalaba en una entrevistaal diario As un David De Gea que añadía:

Tuve el gran apoyode Diego, el entrenador de porteros. Estaba echo polvo y él siguióconfiando en mí. Ha sido el mejor entrenador que he tenido nunca. Fueimportante también que viviera en mi casa, en Illescas, con mi familiay no en una residencia. Aún sigo viviendo allí. Eso implica hacer cadadía 50 kilómetros de ida y otros 50 de vuelta para ir a entrenar, perono me importa

El mencionado diario escuchaba estas palabras de De Gea en 2007 yjusto después de la gran actuación del jugador en las semifinales delEuropeo sub-17 que acabaría ganando España. En la mencionada cita tuvoel joven guardameta una actuación destacada, parando con la cara ellanzamiento que, de haber entrado, hubiera impedido la presenciaespañola en la final del Europeo y, por supuesto, la posteriorvictoria.

“Sí, me dio en la cara, pero da igual. La cosa era pararlo,daba igual con qué parte del cuerpo”, señalaba el guardameta, quereconocía que su sueño era llegar, algún día, al primer equipo delAtlético de Madrid.

Poco podía imaginar el jugador que su máxima ilusión se cumpliríados años después de pronunciar aquellas palabras y que, encima, loharía en Champions League, en el encuentro correspondiente a la fasede grupos que enfrentó al Atleti con el Oporto, en O Dragao.

Ese día, el portero titular, Sergio Asenjo, se hayaba en el Mundialsub-20 con España y Roberto Jiménez se lesionaba al golpear un balón,en el minuto 26 del citado partido. El suplente del suplente entrabaen escena, por tanto, sin poder evitar la derrota de su equipo perodando muy buenas impresiones, las mismas que le permitieron salirovacionado del Vicente Calderón en el siguiente partido disputado,contra el Zaragoza, en Liga, y con victoria colchonera por2-1.

El calor de la grada no hacía más que presagiar la aparición de unnuevo ídolo que se fue haciendo hueco en el cuadro rojiblanco poco apoco llegando a desplazar, incluso, al gran fichaje veraniego, unSergio Asenjo que fue fichado para acabar con el eterno debate de laportería colchonera desde la marcha de Molina y que estuvo a punto de propiciar la salida de un De Gea que, sin embargo, apostó por continuar en las filas rojiblancas.

Su decisión ha sido compensada, con creces, por el actual técnico colchonero, un Quique Sánchez Flores que ha depositado su confianza total y absoluta en De Gea, al que no mueve de debajo de los tres palos desde el partido que enfrentó al Atlético de Madrid con el Sporting de Gijón y en el que Sergio Asenjo arrolló, resbalón incluido, a Diego Castro provocando un penalti que Quique no perdonó…

“Asenjo ha cometido un error de juventud, como en su momento lo cometieron Casillas, Reina y tantos grandes porteros. No dudo de que lo será, pero ahora el que me parece mejor capacitado es De Gea“, señalaba el madrileño para justificar su apuesta por el joven guardameta, el mismo que firmó su contrato profesional el pasado 1 de febrero y que está llamado a escribir su nombre entre el de los ‘grandes’…

¡No os perdáis todas las promesas realizadas, hasta el momento, en Mercafutbol!

Compartir

Comentarios