Noticias de rumores y fichajes

Promesa de la semana: Marko Marin

El joven jugador del Werder Bremen protagoniza la sección de esta semana, a petición de algunos de vosotros vía Facebook.

Marko Marin, jugador del Werder Bremen, custodiado por Villa y Mata Marko Marin en el partido de anoche custodiado por Villa y Mata (FOTO: Getty Images)

Los emparejamientos de los octavos de final de la Europa League nos dejaron un Werder Bremen-Valencia ideal para observar, de cerca, a una de las promesas del cuadro alemán, que acabó sucumbiendo a la tenacidad ché: Marko Marin.

Un jugador menudo, de apenas un 1,70 de estatura que, pese a su juventud y su endeble físico, es de aquellos futbolistas llamados a marcar las diferencias gracias a su velocidad, habilidad y esos endiablados regates que son capaces de volver loco a cualquier adversario que se precie. Tiene, también, Marín visión de juego, sentido de la responsabilidad y la genialidad necesaria para sacarse de la manga desbordes imposibles y alguna que otra filigrana para deleite de una afición que valora el compromiso de Marin tanto en el Werder Bremen como en la selección alemana.

Y es que, pese a nacer en Bosanska (Bosnia-Herzegovina) el 13 de marzo de 1989, Marin, al desarrollar su carrera futbolística en el país germano, no se lo pensó dos veces a la hora de escoger los colores de la Nationalsmannschaft, dirigida por Joachim Löw. En ella, ha extrapolado las virtudes mostradas en el Werder Bremen, consciente de que el Mundial del próximo verano será un buen escaparate para él. No pudo decir lo mismo de la pasada Eurocopa, en la que Löw le dejó fuera a última hora para disgusto de un Marin que espera no repetir experiencia.

Salvo sorpresa mayúscula no lo hará, puesto que, Marin gana enteros para acudir a la cita mundialista a cada partido, demostrando que su evolución no tiene límites y que, paso a paso, se logran grandes objetivos.

Marin empezó desde abajo, en el modesto SG 01 Höchst, posteriormente recaló en el Einstrach de Frankfurt y en la temporada 2005/06 se incorporó a la disciplina del Borussia Mönchengladbach. Fue en este último combinado en el que Marin fue adquieriendo tablas, subiendo escalones logrando el debut con el primer equipo el 31 de marzo de 2007, curiosamente, frente a su ex-equipo, el Einstracht.

Durante el encuentro, Marin dejó destellos de su calidad y proporcionó a Federico Insúa la asistencia que propiciaría el empate a uno del Mönchengladbach. Ya en ese partido dejó clara Marin su facilidad para regalar asistencias, cualidad en la que destaca de forma pasmosa. Lástima que esta virtud no vaya acompañada de la de un mayor registro goleador, único punto flaco del joven Marin. En cuanto aumente sus números cara a puerta, esta promesa con visos de estrella, que se desempeña tanto de mediapunta como de extremo, dará el salto cualitativo que puede llevarle hasta el firmamento en el que viven los astros…

¡No te pierdas ninguna de las promesas realizadas, hasta el momento, en Mercafutbol!

Compartir

Comentarios