Noticias de rumores y fichajes

Aunque Mourinho insista, Pepe no es pieza clave

Como desde que aterrizó José Mourinho no hay semana en la que no haya algún conflicto de orden interno en el Real Madrid, vamos con el asunto de candente actualidad en Chamartín, el de la renovación de Pepe, un tema que se está encallando más de lo debido y que pronto podría desatar un nuevo combate entre el entrenador y la directiva blanca.

Mou quiere que Pepe siga a toda costa, pero el presidente no lo ve tan claro. No se sabe si porque es compatriota, porque le lleva su mismo agente, Jorge Mendes, o porque realmente lo piensa, el entrenador merengue realizó hace pocos días un alegato a favor de la renovación del defensor que rozó lo hilarante. Y es que Mourinho quiso vender poco menos que el ex central del Oporto era la pieza clave de este Madrid.

«El equipo con Pepe juega más alto; el equipo con Pepe no tiene miedo a dejar espacios a su espalda; el equipo con Pepe presiona mucho más; el equipo con Pepe recupera los balones más rápidamente, y el equipo con Pepe es más peligroso en ataque», espetó sin despeinarse Mourinho. Unas declaraciones que, de rebote, no dejaron en demasiado buen lugar a un Albiol que, aparte de estar supliendo la ausencia de Pepe con totales garantías, es todo un campeón del mundo. O a un Garay que durante la lesión de larga duración de Pepe el curso pasado cubrió la baja con absoluta solvencia, por cierto.

No fue esa la primera vez que Mourinho pidió veladamente la renovación de Pepe en rueda de prensa, y probablemente no será la última. Aunque esta vez no podrá cogerse el berrinche contra Jorge Valdano si no le dan lo que pide, porque quien está bloqueando la ampliación de contrato del futbolista es el propio Florentino Pérez. Pepe arrastra un fama que no gusta al presidente y, además, hay quien piensa en el Madrid que el auténtico central del futuro debe ser Sergio Ramos quien, por cierto, cada vez flojea más de lateral y deja mejores sensaciones cuando es desplazado al eje de la zaga.

Pepe arrastra tras de sí un lastre importante como fue el incidente con Casquero, a quien pateó caído en el suelo ante la mirada atónita del Bernabéu y la prensa mundial. Fue su acto más violento, pero no el único criticable, pues raro es el partido en que el internacional luso no se lleva por delante a algún rival o saca algún codo a pasear. Defecto que no es solo perjudicial a nivel de imagen, sino también en lo deportivo, pues le hace perderse excesivos partidos, como según cuentan en Marca le recriminó el propio Florentino.

Del mismo modo, el máximo dirigente blanco aludió a sus frecuentes lesiones para, en definitiva, dejarle caer que solo tiene una opción de seguir en el Madrid, que no es otra que olvidarse de los 5 millones al año que demanda y aceptar los 3’5 que le ofrecen. En otra época, esto hubiera sido igual a decirle: Pepe, no vas a continuar en el equipo. Pero claro, ahora esta Mourinho, a quien ni mucho menos nos imaginamos arrugándose en este asunto, ni siquiera ante el mandamás. O llegan pronto a un acuerdo o se avecina tormenta.

Compartir

Comentarios