Noticias de rumores y fichajes

Bojan y la historia de un sueño cumplido

Bojan Krkic, nacido en Linyola el 28 de agosto de 1990, soñaba, cuando era niño, con ser delantero centro del FC Barcelona. Su deseo no distaba ni dista del de otros muchos niños aunque, en su caso, y tras muchos años de esfuerzo, se ha convertido en realidad y Bojan puede decir, alto y claro, que cumple su tercera temporada en el primer equipo azulgrana.

Lejos quedan aquellos siete años en la cantera barcelonista, sus 800 goles como jugador del filial o aquel 24 de abril de 2007, día en que debutó con los ‘grandes’ del Barça, bajo la tutela del ex entrenador azulgrana, Franck Rijkaard.

Fue el holandés quién vio en Bojan a un jugador de garantías y quién se encargó de ‘ficharle’ para el primer equipo culé, al mismo tiempo que a Giovani dos Santos. La trayectoria de este último nada tiene que ver con la Bojan, puesto que, mientras el mexicano se iba diluyendo, el de Linyola se iba enalteciendo, demostrando que tiene mucho que ofrecer a la plantilla azulgrana.

El propio jugador aseguraba, cuando apenas levantaba dos palmos del suelo, que la velocidad, el regate y el gol eran sus principales virtudes, unas virtudes que se ha encargado de exhibir durante su periplo azulgrana y que está dispuesto a desplegar, de nuevo, esta temporada. Y es que a Bojan aún le queda un sueño por cumplir: lucir el ‘9’ en el primer equipo azulgrana y ser la máxima referencia en el ataque culé.

Este último deseo se ve lejano pero no imposible y, es por ello, que Bojan piensa tutear al mismísimo Zlatan Ibrahimovic y aguantar el tirón si calienta demasiado el banquillo culé. «Estoy capacitado para jugar cuando sea y para aceptar si el míster decide sentarme«, reveló el delantero hace algunos días dejando claro que tendría paciencia pues, al fin y al cabo, sólo tiene 18 años, una larga carrera por delante y una ilusión capaz de romper fronteras.

Ya rompió una cuando debutó con el primer equipo azulgrana y, ahora, va a por la segunda, puesto que, en la vida no hay nada mejor que ser «tu propia revolución»…

Compartir

Comentarios