Noticias de rumores y fichajes

‘Cargarse’ a Pellegrini es lo más fácil, no lo mejor

Tomar decisiones es complicado. Supone descartar todas las opciones y apostar solamente por una, sin saber qué habría pasado de haber escogido otra vía. Es difícil. Por tanto, la labor de Florentino Pérez como presidente del Real Madrid no es sencilla, pues consiste fundamentalmente en eso, en decidir. Pero dentro de ese juego, dentro del abanico de posibilidades que se le abren tras un año en blanco, existe una que parece no contemplar: No tocar nada. No decidir también es un modo de tomar una determinación.

Todo indica que Florentino volverá a tomar la dirección de siempre, ‘cargarse’ al entrenador y lanzarse al mercado a por el técnico más prestigioso y caro que haya. El problema es que las alternativas son pocas, por no decir que solo hay una, Jose Mourinho. Y, se ponga como se ponga el presidente, fichar a ‘Mou’ no le garantiza nada. Parece mentira que justamente él, que ha gastado 250 ‘kilos’ en fichajes, no sepa que ningún hombre al que el dinero pueda comprar le va a garantizar títulos. Si los goles de CR9 no han alcanzado para una Copa, ¿por qué habría de hacerlo el técnico luso?

Lógicamente, mantener a Pellegrini tampoco garantiza títulos, pero sí estabilidad, continuidad, fe en un proyecto. Lo único que no ha probado el Madrid en los últimos años. El chileno no es un líder mediático, pero ha sabido mantener en armonía un vestuario muy complicado. Sentó a Raúl, capeó las escaramuzas de Guti, dejó en el banco a Benzema, hombre del presidente, porque Higuaín merecía la titularidad… Incluso Kaká ha ‘chupado’ suplencia al final porque sus méritos no daban para más.

Mourinho, el implacable, no ha podido meter en cintura a un ‘niñato’ como Balotelli. Mourinho, el estratega, eliminó al Barça de la Champions pero toda Europa se dio cuenta de los ‘culés’ seguían siendo mejores (amén de la ayudita arbitral). Mourinho, el arrogante, es portada una y otra vez por sus declaraciones, algo que no cambiará si desembarca en Chamartín. Sería gracioso que Florentino, tras gastarse un ‘pastizal’ en popularizar la marca Real Madrid en el mundo, malgastase parte de ese trabajo sentando cada día ante millones de espectadores al entrenador más antipático que existe.

Además, los motivos para señalar a Pellegrini como culpable de los males ‘merengues’ son cuanto menos débiles. Es ruin atribuirle el ‘Alcorconazo’, que fue culpa exclusiva de los jugadores, que no fueron capaces de plantar cara a un Segunda B. En cuanto al ‘Lyonazo’, pudo estar temeroso en el planteamiento de la ida, pero en la primera parte del duelo de vuelta un remate de Higuaín un palmo más centrado (aquel disparo al poste) habría cambiado el signo de la eliminatoria. Y en Liga ya se ha visto…

Los verdaderos defectos que se le pueden atribuir al chileno son su obcecación por jugar por el medio, la falta de continuidad del equipo y su poca personalidad en el medio campo, fruto en parte de los jugadores que tiene en esa parcela. Jugadores entre los que no está Sneijder, y no porque Pellegrini no le quisiera, precisamente. De hecho, Pellegrini ha tenido lo que le han dado, mejor o peor, pero es que el Madrid funciona así, el que ficha es el presidente. Veremos si esa política también la aguanta ‘Mou’…

Como veremos si el portugués aguanta estoicamente campañas contra su persona como las que ha tenido que soportar el bueno de Pellegrini, a quien algún medio de comunicación se ha atrevido a ‘despedir’ como si de un empleado suyo se tratara. Y es que no querer dar exclusivas en la capital se paga muy caro… Al final, vale más caer en gracia que ser gracioso.

Compartir

Comentarios