Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Brian Laudrup

La calidad que atesoraba en sus botas Brian Laudrup era absolutamente indiscutible. Puede que no llegara al nivel de su hermano Michael, pero se quedó en el escalón anterior. El último peldaño no pudo subirlo fundamentalmente porque no supo aprovechar el paso por los grandes clubs que le ofreció la vida. Y las oportunidades que se le presentaron no fueron pocas.

Nacido en Austria porque su padre, Finn Laudrup, también era futbolista y cuando él nació militaba en el Wiener Sport-Club, Brian Laudrup arrancó su prometedora carrera en Dinamarca, en las filas del Brondby, desde donde dio el salto al Bayer Uerdingen alemán para probar por primera vez la exigencia de una gran Liga. Aquel año fue nombrado jugador danés de la temporada y el Bayern de Múnich le convirtió en el fichaje más caro de la historia de la Bundesliga hasta el momento.

Su primera temporada en Bavaria fue excelente (33 partidos y 9 goles) pero en la segunda comenzaron los problemas. Primero se lesionó de gravedad en la rodilla y estuvo aproximadamente medio año KO, tiempo en el que entró en conflicto con los directivos de la entidad, a los que criticó por su gestión. Pocos salen impunes de darle un ‘palo’ a Beckenbauer y Rummenigge así que a final de curso le dieron puerta.

Fue el inicio de una época tortuosa pues al pequeño de los Laudrup no le fue mejor en su siguiente destino, Italia. La Fiore le firmó con el objetivo de hacer cosas importantes pero los planes salieron al revés y los viola bajaron de categoría, cosa que desató la ira de los aficionados en contra del danés. ¡Incluso tuvo que abandonar el estadio escondido en un coche! Lógicamente, Laudrup no podía seguir en Florencia y fue cedido al Milan, donde las cosas no mejoraron. Aunque el Diavolo conquistó el título de campeón de la Serie A, él apenas contribuyó con un gol y un puñado de partidos mal contados.

El Milan no prolongó la cesión de Laudrup y el jugador se negó a volver a la Fiore, lo que obligó a las partes a buscar una salida que fue hallada en Escocia. Laudrup firmó por el Glasgow Rangers, un equipo y una ciudad donde todo hacía prever que su carrera se hundiría definitivamente dadas sus condiciones técnicas. Pero el fútbol nos sorprendió y tras varios años oscuros el mediapunta encontró la horma de su zapato.

Laudrup se convirtió en uno de los jugadores más notables de la historia del Rangers, contribuyendo a sumar tres de los nueve títulos de Liga seguidos conquistados por el Rangers entre la 88/89 y 96/97. Parecía un buen momento par volver a probar suerte en una gran Liga (sobre todo tras su gran Mundial de 1998) y firmó por el Chelsea, donde nuevamente se estrelló. Jugó tan poco que decidió irse al Copenhaguen a pesar de tener solo 30 años, pero allí la afición del Brondby (su primer equipo) le hizo la vida imposible, lo que le llevó al Ajax, el mismo sitio donde se había retirado su hermano.

A priori Brian debía haber gozado del fútbol tranquilo de la Eredivisie durante un buen puado de años más, pero solo pudo disfrutar del Ajax una temporada pues a la siguiente tuvo que retirarse a causa de las lesiones, que siempre le habían machacado. Su carácter afable y simpático le han llevado posteriormente a colaborar con los medios de comunicación y en su memoria siempre quedará la Eurocopa conquistada en 1992 con su país, el título por el que siempre será recordado este extraordinario (aunque desafortunado en su paso por los grandes clubes) futbolista danés.

Consulta aquí todos los fichajes estrellados analizados por Mercafutbol.

Compartir

Comentarios