Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Djibril Cissé

Una de las perlas francesas más prometedoras a principios de este siglo tenía un nombre propio: Djibril Cissé. Tras haber debutado con el primer equipo del Auxerre en 1999, se consolidó en la plantilla en la temporada 2000/2001, en la que jugó 25 partidos ligueros y en la que marcó 8 goles. Hasta que el Liverpool le quiso incorporar en la temporada 2004/2005, el ariete francés firmó 125 apariciones y 70 goles en las cuatro temporadas que vistió la camiseta blanca en la primera división francesa.

Seis temporadas en el conjunto galo (con el que ganó una liga en 2002 y una copa francesa al año siguiente) le valieron para convertirse en un delantero fiable, sólido y referente. Sin embargo, no pudo disputar la Eurocopa del 2004 por una agresión deliberada sobre un contrario en un partido entre las selecciones sub-21 de Francia y Portugal. Tiró una gran oportunidad a la basura por una rabieta, pero aun así, el conjunto red quiso hacerse con él. De este modo, Cissé se incorporaba al Liverpool de Gerrard, Xabi Alonso, Milan Baros, Fernando Morientes, Luis García y compañía.

En los nueve primeros encuentros consiguió anotar dos tantos. Pero llegó el fatídico 30 de octubre de 2004, un sábado maldito para Cissé que nos obliga a etiquetarlo como un fichaje estrellado no por su mal rendimiento, que también, sino por la mala fortuna que tuvo y lo cara que le costó al conjunto dirigido por Rafa Benítez entonces (ni más ni menos que 22 millones de euros).

Ese sábado, en el minuto 37 del partido entre el Blackburn Rovers y el Liverpool, el delantero inició una galopada por la banda derecha y se intentó internar en el área. Al ver que se iba por velocidad, el defensa blanquiazul que le marcaba forcejeó hombro con hombro con él y ambos cayeron al suelo. Cissé cubrió el esférico con el cuerpo y cayó apoyando su pierna izquierda, que frágilmente se desubicaría de su lugar. Se fracturó tibia y peroné y necesitó cinco meses y medio para reaparecer vestido de corto. Finalizó el año con 16 encuentros disputados y cuatro goles.

Aun así, llegó a disputar la agónica final de la Champions League de esa temporada frente al Milan, aquella que se adjudicaron los reds pese a ir perdiendo 3-0 en el primer tiempo. La siguiente campaña fue alineado hasta en 33 partidos, en los que marcaría nueve tantos, todos ellos en partidos poco trascendentes. Una cifra algo corta para un ‘9’ nato.

Su actuación las dos temporadas que disputó en la ciudad originaria de Los Beatles, pues, no fue tan espectacular como se esperaba, pero le valió para defender el orgullo de Francia en el Mundial disputado en Alemania en 2006. Sin embargo, la suerte se cebó nuevamente con él. Cuatro días antes de empezar la competición más laureada del deporte rey, en un partido amistoso frente a China, Cissé recibió un balón en la banda derecha, junto a la línea de la cal.

Quiso irse por velocidad. La impotencia del lateral izquierdo chino le obligó a frenarle con una zancadilla. Barrió con la misma al ‘9’ galo, que se desestabilizó y se cayó al suelo con el pie derecho aún apoyado en el césped. Volvió a fracturarse la tibia y el peroné. El Liverpool se vio obligado a cederlo al Olimpique de Marsella, escuadra con la que debutaría nuevamente el 9 de diciembre de 2006 en la victoria de su equipo frente al Mónaco. Dos semanas después, marcaría de nuevo frente al Sant Etienne.

Actualmente, juega regularmente con la Lazio tras realizar dos grandes campañas con el Panathinaikos, en las que marcó 33 tantos en 66 partidos. Su calidad es indiscutible y su olfato goleador incuestionable, pero el Liverpool tuvo la mala suerte de desembolsar 22 millones de euros por un jugador que tan sólo pudo aportar 13 tantos en dos temporadas.

¡Consulta todos los fichajes estrellados analizados por Mercafutbol!

Compartir

Comentarios