Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Freddy Adu

El centrocampista ofensivo ghanés nacionalizado estadounidense debutó en Primera con tan solo 15 años, 8 años después nadie le considera una futura estrella del futbol internacional tras su desastroso paso por Benfica, Mónaco y otros clubs de menor entidad del continente europeo.

Freddy Adu, con Estados Unidos Freddy Adu, con Estados Unidos (FOTO: Cordon Press)

Freddy Adu es un jugador con una historia muy especial quele ha llevado a convertirse en un fichaje estrellado con tan solo 23 años. Adu, nacido en Ghana el 2 de junio de 1989, emigró bien pequeño a Estados Unidos para vivir con su familia. Su nombre dio la vuelta al mundo al firmar su primer contrato como futbolista profesional cuando apenas tenía 15 años. A esa precoz edad Freddy ocupaba un dorsal del primer equipo de la plantilla del DC United, equipo de la Major League Soccer americana.

2004 fue el año en que Adu inició sus andanzas como profesional del balón. En todos lados del mundo aparecían artículos o reseñas sobre la cuna de talento que tenía en sus manos el club de Washington. Los más impresionables hablaban de un niño prodigio, otros, más cautos, sólo hablaban de una joven promesa. Pero la verdad es que grandes clubs de toda Europa fijaban sus mirillas y dirigían sus potentes redes de scouters en el prometedor futuro del joven ghanés afincado en la nación de las barras y estrellas.

Adu, centrocampista de corte ofensivo, contaba con otra vía promocional clara, la selección nacional de Estados Unidos. Tras dos años de buenas actuaciones en su club y diversas apariciones con las categorías inferiores del combinado nacional, el 22 de enero del 2006 se transformó en el jugador más joven de su país adoptivo en defender los colores de su bandera en un amistoso frente a Canada. Con 17 años Adu debutaba en la selección y se convertía en unaperita en dulce para todos los equipos de nivel del viejo continente.

Madrid, Chelsea y Manchester United le pretendían pero Adu,que contaba con un agente muy preocupado por su devenir deportivo y no tanto por el económico le recomendó que aceptara la oferta del club mejor situado de la MLS por aquellos entonces, el Real Salt Lake, quien además de un seductor contrato le ofrecía la titularidad asegurada, algo que claramente no encontraría lejos de casa. Además su madre le dijo claramente que no quería que se marchase de casa hasta cumplir la mayoría de edad y que si lo hacía ella le perdería todo respeto. A una madre no se le puede decir que no.

Freddy cumplió los 18 años y ya acumulaba cuatro años como profesional en su espalda, cerca de 80 partidos disputados y poco más de 10 goles entre todas las competiciones. Sus números no eran de infarto, pero a esa corta edad, cosechar una trayectoria de tal calibre era algo que no podía pasar desapercibido por los medios decomunicación y por los entendidos del futbol internacional. El Benfica llamo ala puerta de Adu y éste, decidido a dar el salto y, esta vez con el permiso de mamá, hizo las maletas a Lisboa para iniciar la que sería una desastrosa aventura europea.

El club lisboeta había pagado poco más de dos millones de euros por el centrocampista americano-africano y tenía depositadas en él muchas esperanzas. Adu no se acostumbró alnuevo ritmo de vida en Lisboa y no pudo demostrar todo su potencial en el campo de juego. Disputó solo tres encuentros ligueros además de algunos minutos en copa y otras competiciones menores y al final de la temporada le informaron que iba a hacer las maletas para marcharse cedido a un nuevo club donde sumar minutos.

Su siguiente equipo fue el Mónaco de la Ligue 1, donde se lepresentaba una buena oportunidad para exhibir todas sus cualidades y aclimatarse de una vez al futbol europeo. Con solo 10 encuentros disputados y un rendimiento muy poco esperanzador regresó a Lisboa, donde ya había gente trabajando en encontrarle un nuevo destino. Los lusos pensaron que si querían aprovecharal jugador en un futuro, lo más importante era su adaptación a la ligaportuguesa y por ello lo cedieron al club Os Belenenses, un equipo más humilde de Portugal, pero perteneciente a la Primera División. Sólo cuatro encuentros en un equipo tan mediocre durante sus seis meses de cesión le hicieron volveral Benfica que esta vez ya no esperaba nada de Freddy más allá de buscarle una salida.

Tras su desastrosa etapa en Portugal pasó por dos competiciones menores como lo son la griega y la turca en las filas del Aris Salónica y el Rizespor, que para colmo jugaba enSegunda División. Tras una última temporada de frustración absoluta, Adu regresó a la tierra donde se había ganado el cartel de estrella, a Estados Unidos, donde lleva completando buenas apariciones en el Philadelphia Union desde 2011.

Freddy Adu tuvo oportunidades para demostrar todo su potencial, pero no las aprovechó. Quizás debería haber abandonado la MLS más joven o quizás debería haberlo hecho después. Lo que sí está claro es que ha hecho méritos para ser el fichaje estrellado de esta semana.

Compartir