Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Frédéric Déhu

Frédéric Déhu, ex jugador francés, tiene un parecido con un futbolista considerado como uno de los cuatro grandes de la historia del deporte, Johan Cruyff: los dos jugaron en los mismos clubes en España, Barcelona y Levante. Fin del parecido, ya que mientras uno volvió al Camp Nou e implantó un estilo de juego hoy en día mejorado por Pep Guardiola que maravilla al mundo entero, al otro ni se le espera por el coliseo azulgrana. Como ocurre en el Ciutat de València.

Déhu, nacido el 24 de octubre de 1972 en la localidad francesa de Villeparisis, llegó en verano de 1999 al Barcelona entrenado por Louis van Gaal y presidido por Josep Lluís Nuñez. El equipo se acababa de proclamar campeón de Liga por segundo año consecutivo y se trataba de una plantilla que a priori estaba hecho y derecho al faltarían unos flecos. Y junto el central francés llegaron Jari Litmanen, Simao Sabrosa y Dani García Lara.

El central francés venía con un interesante cartel procedente de Francia, tras ocho temporadas en el Lens, club con el que consiguió en 1998 el primer título de Liga -y de momento único- de la entidad, sumando la temporada posterior la Copa de la Liga. Déhu había conseguido debutar con la selección francesa, flamante campeona del mundo, lo que le abrió las puertas a varios clubes, entre ellos el Barcelona, que consiguió hacerse con un central del que se consideraba que «sobresale en cualquier función defensiva, en la zaga o en el mediocentro». Además, se esperaba que destacara también en el aspecto físico.

Pero nada de eso. Déhu se veía superado por el exigente fútbol español y nunca fue del agrado del afición culé, que comenzaba a estar molesto por la gestión de Nuñez y Van Gaal, hechos que terminarían por provocar la marcha de uno y el otro, con la siguiente convocatoria de elecciones y triunfo de Joan Gaspart. Déhu apenas llegó a disputar once partidos con la elástica culé, y viéndose superado por las circunstancias, tomó la puerta de atrás y volvió a su Francia natal.

En Barcelona demostró una falta total de colocación, velocidad y agarre, y dejó en evidencia a quien había pedido su contratación. La falta de adaptación al fútbol español jugó en su contra, pero Déhu no mostró en la capital catalana la calidad que atesoraba, o por lo menos se suponía, lo que le llevó por fichar por el Paris Saint-Germain

Ahí coincidió con Nikolas Anelka -otro al que le costó lo suyo adaptarse al fútbol español- y un joven Ronaldinho que poco después tomaría el camino contrario que el central. En 2004 ganó la Copa de Francia y viajó hasta Marsella, club en el que estuvo dos temporadas antes de querer demostrar que su mala temporada en España se debía a una mala racha, a una mala adaptación o a la exigencia que supone jugar en el Barcelona. Era verano de 2006 y llegó a Valencia, para jugar en el Levante recién ascendido a Primera División.

Sin embargo, las cifras hablan por sí solas: disputó doce encuentros en toda la temporda, siendo además expulsado en dos ocasiones, convirtiéndose en el primer jugador de la plantilla granota en ser expulsado dos veces a lo largo de una misma temporada. Otro motivo más para añadir a la falta de velocidad y colocación que había demostrado en su doble etapa por nuestro país. En marzo de 2008, después de meses sin equipo, anunció su retirada mientras criticaba la gestión del club levantino.

¡Consulta aquí todos los fichajes estrellados realizados, hasta el momento, en Mercafutbol!

Compartir

Comentarios