Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Gaizka Mendieta

El jugador bilbaíno, formado en Castellón, fue uno de los mejores jugadores del mundo a principios de la primera década del siglo XXI. Sin embargo, tras disputar dos finales de la Liga de Campeones, comenzó el declive de su carrera.

Gaiza Mendieta, durante un partido con el Lazio de Roma Mendieta, durante su paso por el Lazio, inicio de su decadencia futbolística (FOTO: Getty Images)

Fue Pedro Cortés, entonces presidente del Valencia, el que lo consideró como “el murciélago del escudo”, aunque no mucho más tarde acabó protagonizando el traspaso más alto de un jugador español y uno de los fichajes más caros del verano del 2001, año que lo encabezó el aterrizaje de Zinedine Zidane al Real Madrid. Sin dejar atrás la calidad que demostró en prácticamente una década como futbolista del Valencia, en cuando dejó Mestalla debió olvidarse el saber hacer, y comenzó un declive que finalizó el pasado 2008, cuando colgó las botas como jugador del Middlesbrough.

Mendieta, nacido en Bilbao hace 36 años pero criado en Castellón (su padre jugaba en el Castellón), club de cuya cantera formó parte, debutó con el primer equipo en 1991, pero un año después ya formaba parte del Valencia, conjunto con el que ganaría en nueve temporadas una Copa del Rey y una Supercopa de España (1999), ademas de disputar dos años seguidos la final de la Liga de Campeones (2000 y 2001, ante Real Madrid y Bayern Munich). De hecho, llegó a ser nombrado como mejor centrocampista del torneo ambas temporadas, muestra de la calidad que atesoraba, con disparos desde la segunda línea demoledores. Quién le iba a decir que aquel verano del 2001 marcaría un antes y un después en su carrera futbolística.

Entonces, el Real Madrid se encaprichó con él, pero el Valencia prefirió traspasarlo al Lazio por 48 millones de euros. Fue una decisión errónea para el futuro de Mendieta, que nunca llegó a adaptarse el juego italiano. Además, la presión que significó el coste de su fichaje fue una losa que durante sus años en el equipo romano no pudo sacarse de encima. Por si no fuera poco, las lesiones no le respetaron.

Frustado y devaluado, el Lazio decidió dejar de contar con él e intentar desprenderse del futbolista pese a que no había pagado la totalidad de su coste. De hecho, intentó devolverle al Valencia el jugador como moneda de cambio, operación que no se llevó a cabo. Mendieta regresó a España en la temporada 2002/03 como cedido en el Barcelona, año en el que Louis van Gaal fue sustituido como técnico culé a mitad de temporada por Radomir Antic. Los aficionados azulgranas recuerdan esa temporada como una de las peores de la historia reciente del club y, si bien Mendieta rindió a un nivel aceptable, no se parecía en nada al que pocos años antes había deslumbrado cada quince días en Mestalla.

Al finalizar la temporada, el renovado Barcelona de Joan Laporta y Frank Rijkaard prefirieron no realizar oferta alguna por el jugador y el Lazio, ante la negativa de volverlo a ver con la elástica celeste, lo enviaron al Middlesbrough, club con el que ganaría la Copa de la Liga esa misma temporada (2003/04). Su juego nunca volvió a ser el de antes, si bien el Boro llegó a disputar la final de la Copa de la UEFA contra el Sevilla en 2006, aunque Mendieta no entró en la convocatoria.

Al finalizar la temporada 2007/08, castigado por las lesiones, decidió colgar las botas. Mirando atrás, el pasado mes de noviembre declaró que nunca se arrepintió del ‘no’ al Real Madrid en 2001. Nunca sabremos si en dicho verano hubiera tomado un camino distinto su carrera habría sido diferente y hoy Gaizka Mendieta quizás no formaría parte de esta sección, pero la historia es la que es y al aterrizar en Italia la carrera del jugador vasco comenzó una decadencia con punto y final en 2008.

Consulta aquí todos los fichajes estrellados de Mercafutbol

Compartir

Comentarios