Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Gianluigi Lentini

No siempre un fichaje fracasa por motivos deportivos (inadaptación, sistema de juego, cambio de país…). Hay veces donde, simplemente, el destino se interpone entre un gran jugador y una carrera brillante. Así fue el caso de Gianluigi Lentini, el ‘niño prodigio’ de Carmagnola que llegó al cielo y al infierno antes de alcanzar su propia madurez como futbolista.

Lentini comenzó a despuntar a finales de los ’80 en el Torino, equipo con el que pasó de jugar en la Serie B a disputar una final de la Copa de la UEFA en 1992 que terminó perdiendo a manos del Ajax. Rápidamente, los equipos más potentes de Italia se pusieron en contacto con el ‘Toro’ para hacerse con la perla, llevándose finalmente el gato al agua el Milan, que le convirtió en el futbolista más caro de la historia.

Las cifras del fichaje de Lentini ‘bailan’ según la fuente, sobre todo después de saberse que en la operación hubo una elevada parte que se pagó en negro (cuestión de la que, por cierto, también ha logrado salir indemne Silvio Berlusconi). La valoración de la compra de Lentini ha quedado estimada en 12 millones de libras, precio que no fue superado hasta que cuatro años después el Newcastle pagó 15 por Shearer.

La primera temporada de Lentini en el Milan (1992/93) fue muy buena, participando activamente en la consecución del Scudetto por parte del ‘Diavolo’ y demostrando sus habilidades como extremo desde la banda derecha o por detrás del punta. Regate, velocidad y manejo de balón eran las señas de identidad de un ‘winger’ de los que tan poco se han estilado en el fútbol italiano.

Pero en la pretemporada siguiente todo cambió. Lentini, un sibarita de la vida, solía ser noticia por lujosos áticos como el de via Monte Napoleone, sus bellas amantes y sus potentes coches, entre ellos el Porsche Turbo que conducía a las dos de la mañana del 3 de agosto de 1993 por la autopista Piacenza-Turín y con el que sufrió un accidente que casi le cuesta la vida. Como él mismo contó, había pinchado y llevaba una rueda de repuesto, sin darse cuenta de que, por tanto, no debía circular a más de 80 km/h.

En una curva, el coche se salió, dio varias vueltas de campana e incluso se incendió. Lentini sufrió una fractura de cráneo, daños en un ojo y estuvo dos días en coma. Tardó cinco meses en volver a jugar al fútbol y aunque pudo seguir su carrera ya nunca sería lo mismo. Apenas participó en 30 partidos más con el Milan en los tres años siguientes y se fue cedido al Atalanta para después regresar al Torino, está vez por el módico precio de 2 millones. En el Milan Tabárez no contaba con él, como tampoco antes Fabio Capello quien sí tuvo el detalle de darle los instantes finales de la Champions conquistada por los ‘rossoneri’ ante el Barça en 1994.

En 2001 se fue al Cosenza y con 35 años decidió olvidarse del fútbol profesional y jugar para el modestísimo Canelli de la Serie D/A, pasando a cobrar un salario de 2500 euros (qué lejos de los 4 millones de su primera etapa en el Milan…). Poco después, terminó de matar el gusanillo del fútbol junto con su amigo Diego Fuser en un club amateur, el Saviglianese, demostrando su amor por este deporte más allá de los lujos que primero le dio y luego le fueron arrebatados.

Conoce todos los fichajes estrellados de Mercafutbol

Compartir

Comentarios