Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: José Antonio Camacho

El tópico, más ahora que estamos en temporada alta de fichajes, es que «al Real Madrid no se le puede decir que no». Pues bien, José Antonio Camacho dejó colgado al conjunto blanco no solo una vez, sino dos, y eso que más madridista que el de Cieza debe haber pocos en España. Pero Camacho, antes que merengue, es una persona que no se deja mangonear. Por eso dimitió de su cargo en 2004 tras solo 74 días de trabajo y en 1998 ¡después de solo 22!

Resulta curioso lo poco que ha durado el ex seleccionador en Chamartín como entrenador teniendo en cuenta que como jugador militó durante 15 temporadas en el primer equipo. Pero sus desavenencias con el modelo de Lorenzo Sanz primero y de Florentino Pérez después impidieron que triunfara como técnico del mismo modo que lo hizo como futbolista. El Madrid que le proponían no era el que él había conocido, y antes que traicionarse a sí mismo prefirió dar sendos portazos. Algunos lo definen como tipo cobarde por no afronta el reto, otros como persona íntegra en sus convicciones.

La primera espantada de Camacho se produjo el 9 de julio de 1998, solo unos días después de que el Real Madrid conquistara la ansiada séptima Copa de Europa (cosa que no le valió a Jupp Heynckes para mantener su cargo, dicho sea de paso). Los jugadores aún estaban de vacaciones cuando Camacho perfilaba el contrato de su equipo de ayudantes. Hubo problemas con la inclusión de Carlos Lorenzana como preparador físico, en una discusión que se elevó demasiado de tono y en la que Camacho acabó presentando su dimisión ante el propio presidente Sanz.

«Si no acceden a esto (a incluir a Lorenza en su staff), imagínense cuando perdamos un partido o les diga que no pueden subir al autobús del equipo. A mí nadie me pone colorado», justificó posteriormente Camacho. Lo cierto es que ya se había producido también algún roce al respecto de los refuerzos que debían firmarse… Años más tarde, en las elecciones al Madrid de 2006, Camacho (que iba con Juan Palacios) y Sanz se enfrentaron en unos comicios que terminó ganando Ramón Calderón. Camacho había anunciado un acuerdo con Iniesta si ganaba, por cierto.

La segunda renuncia de Camacho, el 18 de septiembre de 2004, se produjo ya con Florentino Pérez en la presidencia, después de una derrota ante el Leverkusen en Champions y otra ante el Espanyol en Montjuic, ambas bajo la terrible sospecha de que algunas de las estrellitas merengues podían estar haciéndole la cama. El presidente, como ha sido habitual a lo largo de su mandato, permitía tratos de favor hacia los Beckham, Figo o Zidane que Camacho no toleraba. Más que un vestuario, lo que veía el murciano era un cabaret, por lo que decidió irse sin importarle que todavía estuvieran en la tercera jornada de Liga.

Previamente, también había habido conflicto en materia de fichajes. Florentino había firmado a Owen (y vendido a Eto’o al Barcelona), a pesar de que el inglés era un jugador al que Camacho no veía necesario. Del mismo modo, le trajeron a Samuel y Woodgate cuando el entrenador prefería a Ricardo Carvalho. Para rematarlo, su petición de firmar a Xabi Alonso y Albelda fue igualmente desatendida. El tiempo ha demostrado que quizá el entrenador sabía perfectamente lo que se solicitaba y por qué…

Compartir

Comentarios