Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: José Antonio Reyes

José Antonio Reyes abandonó su Sevilla natal durante el mercado invernal de 2004 para enrolarse en las filas del Arsenal. Al utrerano le motivaba la idea de probar fortuna en Inglaterra pero las sentidas lágrimas que le acompañaron en el aeropuerto sevillano, antes de partir rumbo a Londres, evidenciaron que al jugador le aterraba empezar una nueva vida, acostumbrarse a un nuevo idioma y abandonar la tierra en la que se había convertido en el extremo más prometedor del fútbol español.

A los 16 años, durante la temporada 1999/2000, ya había debutado en Primera División con el Sevilla, fue el jugador hispalense más joven en hacerlo, y pronto se convirtió en un estandarte para la afición sevillista, con la que vivió una temporada en Segunda, un ascenso meteórico de la mano de Joaquín Caparrós y su consagración como futbolista de primer nivel. Ello le llevó precisamente hasta Inglaterra, previo pago de 15 millones de euros por parte del Arsenal.

La cantidad fue suculenta, si tenemos en cuenta que hablamos del 2004 y del club gunner, forjado en una filosofía de cantera, y ello propició que entorno a su figura girara una enorme expectación en Inglaterra. Lamentablemente, en cualquier caso, Reyes no mostró en Londres las cualidades que le habían hecho grande en Sevilla y su estela se fue apagando con el paso de las temporadas.

En la entidad gunner, Reyes militó durante dos campañas y media y marcó 16 goles en 69 partidos de Liga. Escaso bagaje, sin duda, para un jugador que nunca alcanzó la titularidad y que no consiguió integrarse al estilo de vida inglés.

Etapa madridista

Tal situación propició su salida del club londinense en el último suspiro del mercado veraniego de 2007 y el inicio de una nueva etapa frustrada, en esta ocasión, en las filas del Real Madrid.

El club madridista se hizo con sus servicios a modo de préstamo, tras intercambiar al sevillano por Julio Baptista, y después de dinamitar los planes del Atlético, que llegó a firmar un preacuerdo con el jugador durante aquel verano.

Pese a los esfuerzos realizados para impedir el aterrizaje de Reyes en el Atlético, en cualquier caso, en las filas del Real Madrid el utrerano apenas gozó de oportunidades y cuando dispuso de ellas no ofreció ni una quinta parte de las virtudes que derrochó en Sevilla.

Ello provocó la llegada de un nuevo mercado veraniego y de otra ofensiva por parte del Atlético de Madrid, que por 12 millones de euros se llevó al sevillano al Vicente Calderón. Por su pasado madridista, el jugador no fue bien recibido por la grada colchonera y su primera campaña como rojiblanco fue especialmente opaca.

Ello desembocó en una cesión al Benfica, donde recuperó su esencia, y en un posterior retorno al Atlético, en la campaña 2009/10. A partir de entonces, Reyes empezó a hacerse un hueco en el corazón de la afición rojiblanca a base de trabajo y esfuerzo y, a día de hoy, es uno de los jugadores más destacados del Atlético.

Compartir

Comentarios