Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Julien Faubert

La sección de «fichajes estrellados» de Mercafutbol había abordado,hasta ahora, algunas de esas contrataciones que se cierran en olor demultitudes y que, al final, resultan ser un auténtico fiasco. El casode hoy, sin embargo, se distancia, considerablemente, de losanteriores, básicamente, porque Julien Faubert no fue bien recibido,de inicio, ni por parte de la afición merengue ni por partedel técnico madridista de por aquel entonces, Juande Ramos.

La pregunta de: ¿Por qué se le fichó? resuena todavía, por tanto,en la cabeza de más de uno, puesto que, sólo Vicente Boluda,presidente blanco que dio luz verde a su contratación y el directordeportivo madridista de aquella etapa, Pedja Mijatovic,vieron las virtudes de un jugador que dejó huella en la Casa Blancapero no, precisamente, por su habilidad sobre los terrenos dejuego.

De hecho, Juande Ramos le descartó nada más verle jugar el 2 defebrero de 2009, en un Racing de Santander-Real Madrid. Aquel día,Faubert, cuya cesión le costó al Madrid 1,5 millones de euros, jugó,tan sólo, 30 minutos (en total jugó 60 minutos ligueros), tiempo suficiente para desencantar al técnicomanchego, que ignoró su existencia desde ese día. Realmente, no erapara menos, puesto que, Faubert hizo gala de una deplorable formafísica por más que, en una entrevista concedida al diario L’Équipe, noentendiera por qué no entraba en los planes de Juande.

«Es muy durovivir esto. Ni siquiera sé por qué, nadie me ha explicado por qué nojuego«, señalaba un Faubert desesperado que, no obstante, no sequedaría sin tener su sitio en la prensa deportiva.

Lástima que éste no lo ocupara por sus andanzas futbolísticas sino por’olvidarse’ de acudir a un entrenamiento o por pasárselo ‘pipa’ en labanqueta blanca. En la retina mantenemos, todavía, sus jueguecitos conDrenthe en el trascendental partido liguero queenfrentó al Madrid con el Villarreal y el sueñecito que se echódespués, cuando Juande Ramos dio entrada al holandés. Aquellasimágenes resumieron, sin lugar a dudas, la ‘significativa’ aportación de Faubert en un Madrid que, evidentemente, no ejerció la opción de compra que tenía sobre él al finalizar la temporada.

El jugador, por su parte, no lamentó su ‘relajada’ estancia en la Casa Blanca y, hace poco, para el diario L’Équipe señalaba:

Para mí estar en el Real Madrid fue una gran experiencia, pero ya queda lejos, ya he pasado página. No fue ninguna amargura como han dicho y aunque hubo momentos difíciles, me han servido para volver con más fuerza

No sabemos si el entorno madridista ha sido capaz, también, de sacar una lectura positiva de su cesión…

Faubert y Drenthe se lo pasaban en grande

Compartir

Comentarios