Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Keirrison

La historia de nuestro fichaje estrellado de la semana es cuanto menos curiosa. Ficha por un club y cesión tras cesión va cumpliendo años de contrato sin debutar (posiblemente nunca lo haga) con el equipo que le compró y que propició su aterrizaje en Europa.

Keirrison da Souza Carneiro fue fichado en 2009 por el Barcelona. El por aquel entonces secretario técnico azulgrana, Txiki Begiristain, vio en él el hombre gol necesario para Can Barça y por la cifra de 14 millones de euros más dos en variables realizó la compra de un joven brasileño de 22 años que era una de las referencias atacantes en la liga brasileña.

Antes de llegar al Barça, Keirrison tenía unos registros goleadores magníficos. Con el Coritiba, equipo en el que debutó en la segunda división brasileña, marcó 18 goles, siendo el máximo artillero del campeonato paranaense de 2008. El año anterior, con el mismo Coritiba, ya había sido el primer realizador de la plantilla con 12 goles. Estos números no pasaron desapercibidos para los grandes clubes brasileños y el Palmeiras acabó haciéndose con sus servicios, en 2009.

Con el Palmeiras, que propició su debut en la máxima categoría brasileña, Keirrison siguió perforando las redes rivales y en esa temporada, la de 2009, anotó 21 tantos, convirtiéndose en el máximo goleador del campeonato más joven de la historia. Y de Brasil a Europa. Los grandes equipos europeos se lo rifaban, pero el Barça tenía una cláusula con el jugador que le permitía llevárselo por 14 millones de euros. Desde el club culé decidieron no esperar e hicieron efectiva la compra.

Con el Barcelona firmó por 5 años. Sin embargo, y a pesar del desembolsó inicial, Pep Guardiola que asumía las ordenes del conjunto azulgrana por aquel entonces, decidió que todavía no estaba preparado para el primer equipo y que lo mejor era cederlo para que se fuera adaptando al fútbol europeo. Esa primera cesión, en el Benfica, fue testimonial. Cinco partidos jugó en toda la temporada. Algo que posteriormente sería habitual. Tanto las cesiones como los malos resultados del jugador.

En 2010 fue la Fiorentina la que pidió la cesión por dos años. La Fiore solo hizo efectivo un año de préstamo, por lo que el Barça tuvo que buscarle un nuevo destino. Esta vez fue Brasil y un Santos en el que un joven Neymar empezaba a despuntar. En Brasil mejoró en sus prestaciones, tres goles en 11 partidos, pero sin ser un habitual en las alineaciones. Esta temporada y de vuelta a Barcelona, se le buscó un nuevo destino. El Cruzeiro se interesó por el jugador y el Barcelona, como no podía ser menos, dio el visto bueno.

El jugador, por tanto, aunque llegó a Can Barça como una estrella emergente del fútbol brasileño, empezó a diluirse cesión tras cesión. El club propietario de su ficha no lo quiere en su plantilla y los clubes a los que es cedido, con el tiempo, tampoco. Sin haber terminado su contrato con el Barça, que finaliza en 2014, Keirrison está sin lugar a dudas, en una sección que describe su fichaje a la perfección.

¡Consulta todos los fichajes estrellados analizados en Mercafutbol!

Compartir

Comentarios