Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Martín Palermo

Vaya por delante antes de que se enfaden los aficionados argentinos, concretamente los de Boca Juniors, que la calidad de Martín Palermo como goleador (específicamente como goleador, no jugador) es indudable. El ‘Loco’ ha sido implacable ante las porterías rivales, ha batido innumerables registros y a sus 36 años todavía sigue en la brecha y con la posibilidad de participar en el Mundial 2010 (ha sido incluido por Maradona en la preselección argentina). Pero en España…

En España la suerte no le acompañó y Villarreal, Betis y Alavés, los equipos para los que jugó en la Liga, no pudieron gozar del insaciable potencial ofensivo de Palermo. Aunque su arranque en el ‘Submarino’ no fue malo, una estúpida lesión en un partido de Copa del Rey cortó su progresión. Palermo se acercó a la grada para celebrar un gol con los hinchas cuando un murete se vino abajo, con tan mala fortuna que le cayó sobre la pierna provocándole una fractura de tibia y peroné.

Posteriormente, el delantero de La Plata no entró en los planes de Benito Floro, técnico villarrealense, y se marchó al Betis y después al Alavés, ya para jugar en Segunda División. El recuerdo que dejó el argentino en su paso por Sevilla y Vitoria fue bueno en lo profesional y en lo extradeportivo, pero sus goles brillaron por su ausencia y decidió hacer las maletas de nuevo hacia Sudamérica, en una decisión de la que no se arrepentiría jamás.

En su vuelta a La Bombonera se encontró con Guillermo Barros Schelotto y su producción ofensiva comenzó a subir exponencialmente. Goles que sirvieron para firmar la mejor época del club ‘xeneize’ en la era moderna, con la conquista de dos Libertadores, una Intercontinental, dos Copas Sudamericanas, varios torneos locales… Casi sin darse cuenta, el ‘Loco’ se colocó entre los 250 mejores goleadores de todos los tiempos y a tiro de piedra de superar a Roberto Cherro, ‘pichichi’ histórico de Boca con 218 tantos (marca que ostentaba desde los años ’30).

El 12 de abril de 2010, en la Bombonera, Palermo se convirtió en el máximo artillero de la historia de Boca. Lógicamente, entre el gol uno y el 219 hubo tiempo para anotarlos de todos los colores… Palermo ha marcado desde un tanto de cabeza desde casi 40 metros, hasta otro colgado del larguero (el gol del ‘murciélago’ que, reglamentariamente, debió ser anulado), pasando por otro con los ligamentos lesionados e incluso uno de penalty… ejecutado con los dos pies (debido a un resbalón).

Palermo ha metido ‘chicharros’ de todas las formas posibles (de ahí su apodo de ‘el optimista del gol’) y en todos los momentos imaginables (desde un doblete en la final de la Intercontinental hasta un gol pocas horas después de la muerte de su hijo recién nacido), pero no todo han sido buenas noticias, pues también posee el record negativo de haber errado tres penalties en un mismo partido. O haber fallado en su intento de mostrar su instinto asesino en el fútbol europeo.

¡Consulta todos los fichajes estrellados de Mercafutbol!

Compartir

Comentarios