Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Meho Kodro

En Mercafutbol hemos analizado ya decenas de ‘fichajes estrellados’, gran parte de ellos propuestos por nuestros lectores a través del Facebook. Esta semana, el nombre elegido ha sido el de Meho Kodro, un jugador que no brilló cuando dio el saltó de la Real Sociedad al FC Barcelona por motivos muy concretos que pasamos a recordar.

Kodro, como muchos jugadores balcánicos de inicios de los ’90 (Mijatovic, Kovacevic, Vlaovic, Milosevic, Gudelj…), emigró de la extinta Yugoslavia no solo para progresar profesionalmente, sino para huir de la guerra que estaba a punto de estallar y que duraría de 1991 a 2001. Su destino fue la Real Sociedad, donde llegó como un desconocido procedente del Velez de Mostar, su ciudad natal, para sustituir al gran John Aldridge, que promedió casi medio gol por partido en sus dos temporadas en San Sebastián.

Pero Kodro se adaptó enseguida a la vida en el País Vasco y no solo hizo olvidar a Aldridge, sino que mejoró el registro goleador del británico, marcando 73 goles vestido de ‘txuri urdin’ y quedando segundo con 25 goles en la clasificación del ‘pichichi’ de la campaña 1994/95 (por detrás del chileno Iván Zamorano). Lógicamente, su salto a un grande estaba al caer.

Por aquel entonces uno de los clubs que más afanosamente buscaba un delantero centro era el Barcelona, que mediados de la temporada anterior había perdido a Romario. Las opciones que se barajaban para el ataque ‘culé’ eran muchas, pero por encima del resto destacaban dos: Meho Kodro o Davor Suker. El debate entre uno u otro era intenso en la calle pero al final prevaleció el criterio de Cruyff y el Barça pagó 700 millones de las antiguas pesetas a la Real por el bosnio. Más tarde, el Madrid ficharía a Suker y quienes defendieron que el croata era mejor para el Barça se pudieron colgar las medallas.

La vida en el Camp Nou no era fácil cuando Kodro llegó. El ciclo de Cruyff tocaba a su fin y la gente había perdido la fe en el entrenador holandés, que parecía que ya no convertía en oro todo lo que tocaba como cuando trajo a los Koeman, Laudrup o Stoichkov. Además, Kodro tuvo varias las lesiones y, fundamentalmente, problemas psicológicos por el empeoramiento del conflicto de los Balcanes, que estaba afectando muy especialmente en esa época a la parte de Bosnia, su región natal.

La temporada se saldó con cero títulos en el palmarés, 32 partidos disputados en Liga, solo 9 goles anotados (doblete, eso sí, ante el Madrid) y la destitución después de 8 años de Cruyff como técnico. Kodro pagó el ser una apuesta del holandés y no recibió una segunda oportunidad, siendo mandado al Tenerife, desde donde en su lugar llegaría Pizzi. Su pasó por el Heliodoro fue discreto, como también su etapa en el Alavés y el Maccabi Tel Aviv, su último club. El verano pasado, Kodro regresó a San Sebastián, donde más le quieren, para hacerse cargo del filial de la Real, el Sanse.

¡Conoce aquí el resto de Fichajes Estrellas de Mercafutbol!

Real Sociedad
Compartir

Comentarios