Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: René Higuita

A principios de los años 90 el fútbol colombiano se puso de moda. Brasil atravesaba horas bajas y el fútbol sudamericano parecía tender más hacia la garra que hacia la técnica, pero justo a tiempo emergió la escuela de Pacho Maturana y maravilló al mundo con una suerte de juego de posesión que casi hipnotizaba a los adversarios. Tal era el afán de la selección colombiana por cuidar la pelota que hasta el potero debía exhibir calidad en sus pies.

Y para eso no había otro como René Higuita, de quien se dice que inspiró a la FIFA para que ordenara que los porteros no pudiesen tocar el balón con la mano cuando el pase procedía de los pies de un compañero. El portero colombiano, al igual que otros de su estilo, había comenzado a jugar de niño como delantero, pero una mala casualidad (la lesión de un compañero) le mandó al arco. Aunque el área siempre se le quedó pequeña y cuando el equipo tenía la bola le gustaba jugar prácticamente como si fuera el líbero.

Además de disfrutar con su posición de primer ‘organizador’ del equipo, Higuita frecuentemente arriesgaba con regates sobre los delanteros rivales, subidas hasta el medio campo (alguna, como la de Italia ’90, la salió muy cara) y atajadas extravagantes como la del ‘escorpión’ que popularizó en Wembley pero que ya antes había realizado en su país. El tipo, obviamente, no pasaba desapercibido y pronto le llegó la llamada de Europa, procedente del Valladolid.

Obviamente, el Pucela no era el Barça o el Madrid, pero sí atravesaba unos buenos años en los que se había asentado en Primera, había ganado la Copa de la Liga y había llegado a la final de la Copa del Rey, con sus consiguientes participaciones europeas. La presencia en la plantilla de su compatriota Leonel Álvarez, así como la contratación de su amigo Carlos Valderrama y de su gran mentor, Pacho Maturana, como técnico, hicieron que Higuita se embarcase en su primera (y a la postre única) aventura por el viejo continente.

Corría la temporada 1991/92 y al Valladolid se le conocía como ‘el equipo de los colombianos’. Higuita (así como Valderrama, Álvarez y Maturana) aún no lo sabía pero estaban a punto de estrenar una maldición por la cual los futbolistas colombianos parecen incapaces de triunfar en la Liga. Luego llegarían casos como los de Freddy Rincón, Adolfo ‘el Tren’ Valencia, Edwin Congo e incluso Luis Amaranto Perea, pero el primero en estrellarse fue el portero ‘loco’.

Tan mal le fue en el Valladolid a Higuita que solo duró en el equipo media temporada, tiempo tras el cual decidió volverse a ‘su’ Atlético Nacional, donde era un ídolo tras conquistar la Copa Libertadores con paradas decisivas en la tanda de penaltis de la final del ’89. Nunca más se sabría de él por Pucela… ni ganas, porque el equipo, que dos temporadas antes había jugado los cuartos de final de la Recopa, terminó descendiendo y maldiciendo a quien tuvo la idea de fichar a Higuita y los colombianos.

De vuelta a América, el polémico Higuita siguió envuelto en escándalos como visitar a Pablo Escobar (ex jefe del Cartel de Medellín) a la cárcel, dar positivo por consumo cocaína y someterse a un cambio de estética integral en el programa ‘Cambio Radical’. Pero siempre siguió jugando al fútbol en distintos periodos y países como Venzuela, México y Ecuador, además de su Colombia natal. De hecho, su retirada, suponemos que definitiva, se produjo ¡el pasado mes de enero!, en las filas del Deportivo Pereira y con 43 años.

¡Consulta aquí todos los fichajes estrellados de Mercafutbol!

Memorable recopilatorio de René Higuita

Compartir

Comentarios