Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Rivaldo

En Milán habían depositado muchas esperanzas en la llegada de Rivaldo al club ‘rossonero’. Sin embargo, el jugador brasileño, que aterrizó en San Siro tras ganar el Mundial de Corea y Japón en 2002, nunca dio la talla y al año y medio tuvo que salir por la puerta de atrás al Cruzeiro brasileño en busca de mejor suerte.

Rivaldo durante su presentación en Milán Rivaldo nunca consiguió demostrar su calidad en Milán (FOTO: Cordon Press)

Escribir sobre Vitor Borba Ferreira Gómez en esta sección dedicada a los fichajes estrellados llama cuanto menos la atención. Más, si decimos que Vitor Borba es más conocido como Rivaldo, ese fantástico jugador brasileño que maravilló al mundo con su exquisita y potente zurda. Rivaldo ganó el Balón de Oro y el Fifa World Player en 1999, y sin lugar a dudas fue uno de los mejores jugadores de finales de los años 90 y principios de la primera década del siglo XXI, junto a Zidane, Ronaldo o Luis Figo.

Pero su carrera, que ya se dilata en el tiempo más de 20 años (empezó a jugar en 1990 y todavía juega en el Sao Paulo brasileño) tiene una gran mancha. Por eso se encuentra entre los fichajes estrellados con más relumbrón. Su época en el Milán así lo demuestra.

Rivaldo llegó a España en 1996 procedente del Palmeiras, tras un golpe de efecto del presidente del Deportivo de la Coruña, Augusto César Lendoiro. En el Deportivo demostró su gran calidad como mediapunta. Tanta calidad solo pudo durar un año en el Superdepor. El Barça, con el dinero ingresado por el traspaso de Ronaldo al Inter de Milán fichó a Rivaldo por 24 millones de euros. Una cifra mareante y nada habitual en la época. Entre 1997 y 2002 Rivaldo deleitó a todos con su fútbol, convirtiéndose en uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol. El Barça giraba en torno a él. Dos ligas, una Copa del Rey y una Supercopa de Europa contemplan su palmarés en can barça. Todo ello unido a los galardones individuales.

Tras el Mundial de 2002, el cual ganó Brasil con un tridente mágico conformado por Ronaldo, Ronaldinho y el propio Rivaldo, Louis Van Gaal regresaba al banquillo del Barcelona. La vuelta del holandés precipitó la marcha del crack brasileño, que en una mala gestión barcelonista debido al vacío de poder existente en el club, forzó la marcha de jugador brasileño. Rivaldo consiguió la carta de libertad y fichó por el Milan. Quizás una de las peores decisiones de su carrera.

En Milán, Rivaldo fue aclamado como una estrella. Se esperaba muchísimo de él y su zurda. Los milanistas fichaban un jugador sensacional para que les llevase a la máxima gloria continental. Pero nada más lejos de la realidad. Rivaldo nunca volvió a ser el que era. Carlos Ancelotti nunca le dio la suficiente confianza y la rigidez del fútbol italiano limitaron las geniales acciones a las que el astro brasileño nos tenía acostumbrados en España. Rivaldo jugó en su primera temporada en Italia 22 partidos de liga, anotando cinco goles. Ese año el Milan ganó la Copa de Europa, pero qué duda cabe, que no fue gracias a su rendimiento.

En su segunda temporada apenas jugó y a principios de 2004 fue cedido al Cruzeiro. Se confirmaba que tanto Milan como Rivaldo se habían equivocado en juntar sus caminos. Pocas veces un jugador tan bueno dejó una impresión tan decepcionante. Tras esa cesión al Cruzeiro, Rivaldo se fue a la liga griega en lo que parecía el ocaso de su carrera. Sin embargo, entre Olympiacos y AEK de Atenas disputó cuatro campeonatos griegos a un más que aceptable nivel. Luego firmó por el Bundyonkor uzbeko, para regresar a Brasil en 2011.

Lamentablemente el paso de Rivaldo por Milán privó a los seguidores del fútbol de disfrutar del talento del brasileño. Por suerte, este episodio no empaña su carrera profesional, pero si deja una mancha imborrable en un curriculum brillante.

¡Consulta todos los fichajes estrellados analizados por Mercafutbol!

Compartir

Comentarios