Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Robert Prosinecki

En Mercafutbol volvemos a estar de estreno. Si hace unas semanasinauguramos la sección dedicada a jóvenes promesas del fútbolmundial, hoy, iniciamos una nueva andadura que os acompañará cadamiércoles y que os recordará aquellos fichajes que fueron cerradosen olor de multitudes para acabar convirtiéndose en un negocio pocorentable.

Buen ejemplo de ello lo encontramos en el protagonista de estasemana: Robert Prosinecki. El ‘padre’ de Prosickito dio susprimeros pasos en el Dinamo de Zagreb, en 1986. Por aquel entonces,tenía 17 años y muchas ganas de demostrar en la extinta Yugoslavia,a la que se trasladó de niño, abandonado, así, su Alemania natal,la calidad que residía en sus botas. El joven Prosinecki logró elobjetivo y, un año más tarde, dio el salto al Estrella Roja deBelgrado, donde se destapó como un centrocampista completo, conregate y gol, y donde jugó durante cuatro temporadas en las queacaparó las miradas de medio mundo.

Su nombre empezó a acaparar portadas y el Real Madrid, ainstancias de su por aquel entonces presidente, Ramón Mendoza,pelearía con uñas y dientes por un fichaje que quiso frenar hastala mismísima Federación Yugoslava, contraria a dejar escapar aningún jugador menor de 25 años del país.

La insistencia del máximo mandatario blanco acabaría disuadiendoa las autoridades yugoslavas y Mendoza pudo presumir de haberseadelantado a otros ‘grandes’ del fútbol mundial para cerrar elfichaje del jugador que, ese mismo año, había ganado la Copa deEuropa con el Estrella Roja (1991).

La alegría, no obstante, duraría poco en un Real Madrid en elque Prosinecki a lo único que se hartó fue a acumular lesiones,mujeres y fiestas. Tres años estaría Prosinecki recuperándose yrecayendo de unas lesiones musculares que Jorge Valdano, en 1994,se hartaría a aguantar, colgando a Prosinecki el cartel detransferible.

Prosinecki, jugando con el MadridProsinecki, jugando con el Madrid

Cuando el actual director deportivo blanco decidió ‘cargarse’ alcentrocampista, el mentor del Dream Team, Johan Cruyff,rápidamente, llamaría a la puerta del ídolo yugoslavo. El flaco, noobstante, no lograría su contratación hasta un año más tarde,puesto que, el Madrid prefirió enviarle, por un temporada, alOviedo, en calidad de cedido.

Tras su experiencia astur y con Johan aguardando la oportunidad,el Real Madrid daría luz verde al traspaso de Prosinecki que, enCan Barça, sólo estaría una triste temporada. Y es que ni elmismísimo Cruyff lograría la explosión de un jugador que tambiénprobó suerte en un Sevilla en el que tampoco brilló y en el quepuso punto y final a su triste paso por España.

Prosinecki, durante un partido con el BarcelonaProsinecki, durante un partido con el Barcelona

Posteriormenteregresaría al Dinamo de Zagreb (1997-2000) y después vagaría porStandard de Lieja, Portsmouth, Olimpija Ljubljana y NK Zagreb,donde colgaría las botas en 2004 poniendo fin a una carrera queempezó siendo prometedora pero que, al final, y salvando sus éxitosen el Estrella Roja, podría resumirse en los éxitos obtenidos consu selección.

Lideró el combinado yugoslavo hasta la independencia de Croacia,momento en que se convirtió en la estrella de un combinado croatacon el que participó en los Mundiales de Francia (1998) y Corea yJapón (2002). Estos logros, no obstante, estuvieron empañados porla agitada vida nocturna de Prosinecki, la misma que dio pie a lafaceta más interpretativa del jugador.

Éste se prestó, no hace mucho, a ser imagen de Renault junto asu ‘mini-yo’: Prosickito. Un muñeco que parodiaba su facetajuerguista y mujeriega y que no hizo más que alargar la sombra desu mentor…

ProsikitoProsikito

Anuncio Prosickito – Película

Anuncio Prosickito – Disco

Algunas de los mejores momentos de Prosinecki

Compartir

Comentarios