Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Roberto Ríos

A finales de los años ’90 el fútbol español (y europeo en general) se vio sumido en una vorágine compradora, arrastrado por los efectos de la sentencia Bosman, en una forma de proceder que posteriormente ha traído los problemas económicos que hoy todavía tienen la mayor parte de los equipos de la Liga. Una fiebre de fichajes de la que, por idiosincrasia, se quedó fuera el Athletic de Bilbao, el único club que por filosofía no puede irse a Portugal, a Francia o a los Balcanes a firmar futbolistas. A menos, eso sí, que encuentre una raíz vasca en sus objetivos.

Así que tal vez por eso el presidente de los leones en 1997, José María Arrate, se tiró a la piscina pagando 2.000 millones de las antiguas pesetas (lo que hoy son 12 millones de euros) por el central del Betis Roberto Ríos, cuyo padre, el también defensa de los años ’60 Eusebio Ríos, era vasco (de Portugalete) aunque desarrolló la mayor parte de su carrera profesional en el Benito Villamarín.

Roberto Ríos, auque fuera casualmente, había nacido en Vizcaya, así que no había impedimento identitario alguno como para no efectuar la operación, si nos olvidamos, claro está, de la burrada desembolsada. Si bien en honor a la verdad hay que recalcar que por aquel entonces Ríos era uno de los centrales con más cartel de la Liga, habiendo llegado a disputar varios partidos con la selección española de la mano de Javier Clemente. Arrate, tras su fichaje, llegó a vanagloriarse de que clubes como el Barça o el Madrid también habían pretendido su contratación.

Ese montante convirtió a Roberto Ríos en el jugador español más caro de la historia, por lo que las expectativas creadas entorno a él fueron muy elevadas. Demasiado para un jugador que, al fin y al cabo, poseía sus grandes virtudes en su altura, su envergadura, su potencia y su fortaleza. De manera que, después de una primera temporada buena, cuando el físico comenzó a abandonarle por problemas de lesiones se convirtió en un jugador vulgar con etiqueta de crack. Paulatinamente fue desapareciendo de las alineaciones y cayendo en el olvido hasta su retirada, en 2002, con solo 31 años.

El elevado coste del fichaje de Roberto Ríos dejó un par de ‘perlas’ de boca de Manuel Ruiz de Lopera, el célebre ex dirigente bético, como por ejemplo el asegurar que tal vez se iba a plantear como estrategia ir a fichar «chavalillos vascos» para después «vendérselos al Athletic» a precio de oro o despiezar los 2.000 millones que pagaron desde San Mamés por Roberto Ríos en dos partes: «Les hemos vendido 1.000 millones de defensa y 1.000 millones de vasco», ironizó.

Actualmente, Ríos forma parte del staff técnico del Real Betis, entidad donde es un muy querido entre otras cosas por el gol que le marcó al Zaragoza en las semifinales de la Copa del Rey de la temporada 1993/94, el cual sirvió para mandar aquella eliminatoria a la prórroga y dejar a los verdiblancos a un pasito de meterse en la gran final… ¡Y eso que el club de Heliópolis militaba en Segunda División!

Consulta aquí todos los fichajes estrellados de Mercafutbol.

Compartir

Comentarios