Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Stan Collymore

Si un histórico del fútbol español como el Real Oviedo sigue debatiéndose entre la Segunda División B y la Tercera es por operaciones como la que en su día hizo con Stan Collymore, uno de los fichajes más desacertados de principios de década en la Liga. Y es que hace nueve año todavía los clubes no eran conscientes de la que se les venía encima económicamente hablando, e incluso los modestos se atrevían a realizar desembolsos muy por encima de sus posibilidades…

Aquel verano de 2001, el Oviedo dirigido por Radomir Antic se lanzó a la piscina apostando por Stan Collymore, un jugador que había sido una de las mayores promesas de Inglaterra pero que ya había cumplido los 30 y prácticamente solo había dado que hablar por sus polémicas con el alcohol y los líos de faldas. En la Premier ya se habían dado cuenta de que Collymore nunca sería la figura que esperaban, pero el jugador todavía pudo ‘engañar’ a los dirigentes ovetenses.

En su currículum deportivo apenas brillaban sus tres apariciones con la selección de Inglaterra, su millonario traspaso del Nottingham Forest al Liverpool a cambio de 8.5 millones de euros (en ese momento, el fichaje más caro del fútbol británico) y su posterior pase al Aston Villa, equipo del cual era fan, por 7 ‘kilos’ (la compra más cara realizada hasta el momento por los ‘villanos’).

Posteriormente, su carrera cayó en picado, pasando por el Fulham, el Leicester (donde sus ‘affaires’ gamberrísticos se multiplicaron), Bradford… y Oviedo, a donde llegó rodeado de 1.500 personas que se acercaron al Carlos Tartiere para ver al que esperaban que fuera el goleador que llenaría el vació dejado por Carlos un lustro antes. Pero a Collymore nunca le importó el club ‘carbayón’. Dicen las malas lenguas que desde su llegada a Asturias solo se dedicó a comer, salir, la mala vida…

Y debió pensar que eso se le daba mejor que el fútbol, porque a las poco más de cinco semanas de desembarcar en Oviedo decidió colgar las botas y dejar en la estacada a su nuevo equipo (con el que solo disputó tres partidos), que le denunció. La justicia condenó a Collymore a pagar 300.000 euros en concepto de indemnización por haberse largado de ese modo pero, como es fácil de suponer, en la capital asturiana todavía están esperando el dinero…

Posteriormente, Collymore se dedicó a colaborar en programas deportivos, a dar su opinión futbolística en diversos diarios e incluso publicó unas memorias en las que no sabemos si confirmó o desmintió algunas de las acusaciones que se han vertido sobre él a lo largo de su carrera, como la de que maltrató a su ex mujer, la presentadora Ulrika Jonsson, o la de que le gustaba hacer ‘dogging’, esa práctica consistente en tener sexo con desconocidos en lugar públicos. Su vida extradeportiva, como se puede comprobar, fue mucho más rica en experiencias que la futbolística…

¡Consulta todos los fichajes estrellados de Mercafutbol!

Compartir

Comentarios