Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Víctor Bonilla

Víctor Bonilla era un delantero centro colombiano que dio el salto al fútbol europeo tras encumbrarse en su octava temporada en el Deportivo Cali. Ya con 28 años, había la esperanza del nacimiento tardío de una nueva estrella surgida de la Cafetera, pero el cénit de la carrera del ariete de Tumaco fue durante la temporada que proyectó su nombre a nivel internacional, después de proclamarse máximo goleador de la Liga colombiana en 1998 con 37 tantos y máximo realizador de la Copa Libertadores con seis.

Hijo de Víctor Tumaqueño Bonilla, futbolista profesional colombiano que gran parte de su carrera en Ecuador, donde se crió Víctor Bonilla, emigró a España después de su gran año a cambio de 3,3 millones de euros que la Real Sociedad pagó al Deportivo Cali. Bonilla llegaba como el fichaje estrella donostiarra de la temporada 1999-2000 y generó grandes expectativas al ser considerado el sustituto de Darko Kovacevic, que acababa de abandonar Anoeta en busca de la élite continental en las filas de la Juventus.

Un cuarto de temporada le duró la ilusión a la afición txuri-urdin con su nuevo fichaje estrella. El recuerdo de Kovacevic y los tres tristes goles que anotó el atacante de la Tricolor derivaron en una mala adaptación del tumaqueño, cuya situación se agravó tras la llegada de Javier Clemente que, del banquillo, le mandó directamente a la grada tras un enfrentamiento público entre ambos y tras el fichaje invernal del lituano Edgaras Jankauskas, que sí logró disimular parcialmente la larga sombra de Kovacevic.

El panorama hizo que Bonilla no completara ni una campaña completa en San Sebastián. Se fue cedido al Salamanca para disputar los últimos siete partidos de ese curso, tras los cuales se convirtió en un auténtico líder para la afición salmantina firmando cinco tantos. Pero los charros no ascendieron finalmente a Primera, por lo que el Salamanca solo fue una vía de escape para el delantero colombiano, que se fue al Toulouse a cambio de casi dos millones de euros ese mismo verano.

Bonilla se convirtió en un auténtico trotamundos después de su paso por tierras vascas. En Francia estuvo en tres equipos en tres años distintos, pero solo en el Toulouse ofreció un gran rendimiento tras anotar 15 dianas. Su paso por el Nantes y Montpellier fue efímero y más tarde pasaría por Catar, México y Ecuador antes de regresar a su país natal para retirarse definitivamente.

¡Consulta todos los fichajes estrellados analizados en Mercafutbol!

Compartir

Comentarios