Noticias de rumores y fichajes

El fichaje estrellado: Winston Bogarde

El Barcelona fichó en el mercado invernal de 1998 a WinstonBogarde, un central zurdo del que se encaprichó el entonces entrenadorazulgrana, Louis Van Gaal. El holandés le había tenido a sus órdenesen el Ajax y, es por ello, que pasó por alto la mediocre contribuciónde Bogarde en su último club, un Milan en el que, tan sólo, jugó 28minutos en tres partidos disputados.

También hizo caso omiso Van Gaal a las recomendaciones delpresidente del Barcelona, un Josep Lluís Núñez que jamás vio enBogarde las cualidades de las que hablaba el entrenador holandés. Encualquier caso, el mandatario culé, para cumplir los deseos de sutécnico, invirtió unos 800 millones (entre traspaso y ficha) para contratar a un jugador que, según explicó Van Gaal el día de su puesta delargo, era «un buen marcador», jugaba «bien en el uno contra uno» ytenía «un notable concepto de la presión al rival».

Ateniendo a la visión de Van Gaal, por tanto, el Barcelona se hacíacon una estrella que, desgraciadamente, sólo brilló ante los ojos delholandés. Ya en su debut dejó claro Bogarde que tenía poco que aportaral cuadro azulgrana cometiendo un penalti sobre Esnaider en el derbifrente al Espanyol, correspondiente a la jornada décimo sexta de esatemporada. Cometer una pena máxima en su estreno, sin embargo, noevitó que Van Gaal le siguiera alineando, restando minutos aNadal, Abelardo y Sergi para darle entrada por más que resultara serun coladero en más de un encuentro.

Cada vez que las críticas arreciaban sobre Bogarde, que fue silbadoen más de un partido, Van Gaal pedía paciencia y tiempo para laadaptación de un jugador del que ‘rajaban’, públicamente, hasta losdirectivos del Barça. Uno de ellos, Jaume Sobrequés, confirmó, trasver cómo Bogarde se ‘comía’ tres goles en diez minutos en unpartido frente al Numancia ya en la temporada 1999/00: «¿Cómopuede ser que un hombre como Bogarde juegue en el Barça. Es un clamor.No sé si lo piensan 50.000 o dos millones de aficionados, pero no loentiende nadie».

Las palabras de Sobrequés no hicieron mella en un Van Gaal quecontinuó apostando, contra viento y marea, por el holandés, con más’cabezonería’ que razón. Y tanto apostó por él que Bogarde jugó en CanBarça hasta el día de la marcha del técnico holandés, en verano delaño 2000. Sin Van Gaal en el equipo, y con Serra Ferrer al mando, yanadie defendía a un jugador que tuvo que cambiar de aires esemismo verano, tomando rumbo al Chelsea.

Y si estrellado fue su paso por el Barcelona mejor no hablemos dela estancia del holandés en Stamford Bridge, lugar en el quejugó once partidos en cuatro años. El Chelsea quisodeshacerse de él en diversas ocasiones pero el jugador se negó amoverse del cuadro blue, puesto que, tal y como relató,posteriormente, en su biografía: «Con el contrato que tenía hubiesesido estúpido si me hubiese ido».

Vamos que estuvo Bogarde ‘chupando’ del bote en Stamford Bridgehasta que concluyó su contrato y, también, su carrerafutbolística.

¡No te pierdas ninguno de los fichajes estrellados realizados, hasta la fecha, en Mercafutbol!

Compartir

Comentarios